• Regístrate
Estás leyendo: Detengan la violencia política
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 21:29 Hoy

Intelecto opuesto

Detengan la violencia política

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

Las campañas están por entrar a su fase final y lo único que ha repuntado es la violencia política en todas sus vertientes. Quizá la más mencionada en los últimos días ha sido la física que atenta contra la vida de quienes participan en el proceso electoral, y la violencia política de género.

Es fácil detectar cuando se presenta en campañas, pues basta con escuchar comentarios o leer las posturas en redes sociales y opiniones incluso oficiales, para saber que se está atentando en contra de la integridad de hombres y mujeres que son candidatos y candidatas o bien actores políticos.

Al respecto existen referencias muy claras para saber cómo se presenta este fenómeno y cuáles son sus implicaciones.

De acuerdo con el magistrado presidente del Tribunal Electoral de la Ciudad de México, Armando Hernández Cruz “la violencia política afecta gravemente a los procesos democráticos pues restringe la libre expresión de ideas, la participación y el derecho de los ciudadanos de hacerse presentes en el espacio público. En consecuencia, la violencia también afecta a la democracia en sí misma pues no es posible que ésta funcione correctamente si la libre participación es violentada”.

También, el Protocolo para la Atención de la Violencia Política Contra las Mujeres en Razón de Género (2017), elaborador el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el Instituto Nacional Electoral y la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, señala que se presentan estos casos cuando se usa indebidamente el derecho penal sin fundamento, con el objeto de criminalizar, paralizar o deslegitimar las causas que persiguen.

De igual forma, se señala que se presenta la violencia cuando se usan imágenes, mensajes o información de las mujeres en ejercicio de sus derechos políticos, por cualquier medio físico o virtual en la propaganda o en cualquier otra que, basadas en estereotipos de género transmitan y reproduzcan relaciones de dominación, desigualdad y discriminación.

En Hidalgo el llamado ha sido unánime desde hace varias semanas, incluso, las campañas iniciaron con exhortos a no usar desde la tribuna del Congreso, hasta los medios para pronunciarse de forma agresiva o despectiva en este proceso electoral.

En el caso de la violencia física, Hidalgo está todavía alejado de las prácticas que se cometen en otras latitudes donde han asesinado o privado de la libertad a candidatas o candidatos, sin embargo, tanto organismos electorales como las propias autoridades deben elevar su capacidad de vigilancia y alcances para detectar cuanto antes problemas o focos rojos que puedan poner en riesgo la elección.

Hasta hora, solo conflictos de índole social en regiones como el Valle del Mezquital o la región de Tula-Tepeji parecen ser los asuntos a enmendar, con el objetivo de que se instalen casillas, se permita el voto libre y se ejerza una verdadera gobernabilidad.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.