• Regístrate
Estás leyendo: Depreciación del peso
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 13:14 Hoy

Intelecto opuesto

Depreciación del peso

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

Cuando menos pensábamos que ocurriría, el peso mexicano se depreció ayer un 5.6 por ciento a 19.25 por dólar, su peor caída desde 2009, ante los resultados del referendo en Reino Unido en el que los ingleses decidieron salir de la Unión Europea.

Aunque de inicio se dijo de que se trata de un fenómeno bursátil, que no se verá reflejado en la economía del país, la realidad es que la devaluación de nuestra moneda es insostenible pues no hemos dejado de tambalear desde 2010 a la fecha.

El retornó del PRI a Los Pinos, dos años después del Bicentenario, comenzó con un proceso en el que no se ha dejado de ver la caída del peso como algo latente, como un problema que permanece y se mantiene en la órbita de la economía mexicana que no puede crecer como antes.

A finales de 2015, el secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso, indicó que la depreciación del peso frente al dólar no se ha reflejado en inflación gracias a la conducción de la política monetaria del Banco de México y a las reformas estructurales aprobadas.

De acuerdo con el funcionario, México cuenta con reservas históricamente altas en más de 180 mil millones de dólares, y adicionalmente tiene una línea de crédito flexible por parte del Fondo Monetario Internacional, que no es más que un crédito contingente que no se ha utilizado, que da 70 mil millones de dólares adicionales, en caso de que el país requiera dicha liquidez.

Sin embargo, eso fue hasta ayer. Luego de que los británicos votarán por salir de la Unión Europea para fortalecer su mercado interno, su moneda (de las más caras del mundo), y su política tanto al interior como al exterior, serán cuestión de análisis y espera por la repercusión que tendrá la determinación, que seguramente implicará en cambios importantes, principalmente en su relación con América, vía Estados Unidos, que impacta también a México.

Hemos escuchado la estrategia federal del Presidente Enrique Peña de fortalecer las exportaciones y los acuerdos comerciales, no solamente con el país vecino del norte, sino con Europa y Asia; lo que se prevé que ocurra con el famoso "Brexit", es que tengamos que girar la estrategia a mercados emergentes como los del propio continente y seguir dependiendo de los Estados Unidos y Canadá.

Para colmo, lo que no era un problema para los mexicanos en general, ahora lo será. La depreciación de nuestra moneda impactará tarde o temprano de forma política y en descontento social para con el partido en el gobierno federal, para con los políticos que conducen los destinos del país y sobre todo para con el primer mandatario, que tiene de aquí a 2017 para buscar recomponer el camino que evite la caída del país y del poder que ostenta el PRI en México en solo un sexenio después de la transición con el PAN.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.