• Regístrate
Estás leyendo: 2017-09-12
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 09:32 Hoy

Intelecto opuesto

2017-09-12

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

El paso de las lluvias por el huracán Katia y posterior tormenta tropical que ingresó por el Golfo de México sí dejó daño en Hidalgo.

Y es que a pesar de haber padecido parte de la sensación del temblor del jueves y viernes pasado, Hidalgo se mantiene como una de las entidades que menos daños sufrieron, contrario a lo ocurrido en Veracruz con las lluvias, o a Tabasco, Chiapas y Oaxaca con el sismo.

Ayer, la Secretaría de Desarrollo Agropecuario de Hidalgo presentó un reporte en el que se detalla tras una primera supervisión que producto de la acumulación del agua en entidades vecinas, en este caso Puebla, se causó un daño a los cauces que inundaron campos y tierras de cultivo, principalmente en las regiones de Mteztitlán y Acatlán.

En la primera ya se calcula una afectación de poco más de mil 700 hectáreas de maíz y frijol. Las localidades afectadas, de acuerdo a la dependencia son: Buenavista, Tlazoquitipa, el Carrizal, San Pedro Tlatemalco, Tres Cruces, La Paila, Jihuico, La Colmena, Jilotla, Xoquiteno, Apanco, Tlaxco, San Cristóbal y cabecera de Metztitlán.

En Acatlán también se recibió un reporte de afectaciones pero en menor medida, principalmente en las comunidades 28 de Mayo, Los Migueles, Las Palmas, Vicente Guerrero, Totoapita, Canutillo, La Herradura, Totoapa, Encinillos y Alcholoya, donde se habla de aproximadamente 200 hectáreas, por un tapón del Rio Viejo Tulancingo.

El secretario Carlos Muñiz Rodríguez fue el encargado dentro del gabinete del gobernador Omar Fayad Meneses, de acudir a las zonas y verificar el estado de la situación de productores y campesinos, pues cabe señalar que son siempre los sectores productivos y de actividades agrícolas los que resultan más afectados con siniestros y eventos naturales.

Hidalgo reportó saldo blanco por fortuna en cuanto a pérdidas humanas o daños materiales mayores tras el sismo y el paso de Katia; sin embargo no se puede dejar de lado las casi 2 mil hectáreas de campo siniestradas por el agua durante el fin de semana pasado.

Es decir, el trabajo y siembra de todo un verano no pudo verse culminado por tal situación por lo que se tiene que apoyar a dicha población con el pago del seguro catastrófico o gestionar bien apoyos para que no se queden sin recursos de aquí a finales de año.

Hay que recordar que con la actual situación entre México y Estados Unidos en la renegociación del Tratado de Libre Comercio, una de las áreas que son fortaleza de nuestro país es el campo y su producción por lo que contrario a olvidarla, se debe rescatarla y apoyarla.

Veremos cómo resulta el saldo final para el campo hidalguense tras la serie de eventos desastrosos que la naturaleza propició; en espera de que los apoyos también no sean retrasados y pueda Hidalgo consolidar su camino a la mejora en producción de granos y comida.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.