• Regístrate
Estás leyendo: 19 días de furia
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 16:05 Hoy

Intelecto opuesto

19 días de furia

Eduardo González

Publicidad
Publicidad

El resto de las campañas y el tiempo que queda para la elección serán determinantes para el resultado de la votación del próximo 1 de julio.

Comienza la cuenta regresiva y mañana en Mérida será un parámetro importante para saber cómo llegan los partidos y sus candidatos a esta recta final.

El debate presidencial desde la Península de Yucatán impactará en todas las entidades y no será algo placentero, seguramente, pues los ánimos están bastante acalorados producto de las redes sociales, las encuestas y los dimes y diretes.

Si al clima electoral le agregamos la situación nacional donde se ha recrudecido la violencia política en todos los sentidos, principalmente en la muerte de personas que participaban como candidatos, nos daremos cuenta a qué nos estamos enfrentando.

La búsqueda del poder y un cargo de elección por la que se afirma estar en la contienda ya es un asunto de vida o muerte; algo lamentable puesto que las propias autoridades, tanto del gobierno como las electorales, afirman que esto es y debe ser una fiesta de la democracia.

Después de los crímenes contra candidatos, de las noticias terribles de violencia en los estados, de la división y polarización social por las elecciones ¿todavía se cree que esto es o debe ser una fiesta?

Lo único que hasta hoy sabemos es que no hay ganadores y sí un perdedor: México. Con su inoperancia gubernamental con dependencias estáticas “por las elecciones”. Por la falta de visión a largo plazo de quienes toman las decisiones y que parecen estar más entretenidos en ver el Mundial que en las necesidades de la gente.

Hay veda electoral por las campañas pero no por ello se debe descuidar la labor por la que fueron electos. El pueblo está cada vez más desamparado ante la indolencia de la frase “es que son las elecciones”, que una y otra y otra vez nos la pasamos escuchando.

Resta menos de un mes, 19 días para ser exactos, y la “fiesta de la democracia” no parece estar ni siquiera organizada. Algunos presagios apuntan a que puede estar en riesgo la propia votación del domingo 1 de julio de no poner freno a la ola de ataques, tanto verbales, digitales, hasta los físicos.

¿Qué están esperando?, ¿que suceda otra tragedia como la de Piedras Negras para entonces analizar si habrá o no elecciones? ¿que se agarren a golpes entre militantes de partidos para seguirse atacando y decir quién es el peor?

La realidad es que en un país tan violento y con una sociedad cada vez más alejada de las buenas prácticas y los valores, no es posible convocar u organizar ninguna fiesta de la democracia. La realidad es que seguimos pensando que todo puede o debe cambiar con solo ir a la urna y tachar una boleta. Noticias, no creo que eso suceda.

eduardogonzalez.lopez@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.