• Regístrate
Estás leyendo: Solidaridad contra lucro político
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 17:41 Hoy

ADN mexiquense

Solidaridad contra lucro político

Eduardo Garduño Campa

Publicidad
Publicidad

Los temblores del 7 y 19 de septiembre que marcaron el mes patrio, mostraron al mundo de que estamos hechos los mexicanos. Si esos mexicanos que no nos mueve el interés del dinero y el poder, sino la solidaridad y el apoyo a quienes fueron víctimas de los embistes de la madre naturaleza.

Si esos mexicanos que no lo pensaron ni un minuto para disponer de su tiempo, arriesgar el físico para entrar al rescate de quienes quedaron atrapados en los escombros, disponer de su casa y de sus bienes para aquellos que lo perdieron todo, muchos incluso hasta a sus hijos o padres.

Bien por esos mexicanos que están dispuestos a morir en la raya antes que dejar en el abandono a sus paisanos que lo perdieron todo a causa de los sismos que nos movieron a todos y despertaron a la vez ese espíritu de colaboración y de conmoción para ayudar a quien más lo necesita en el momento en que más lo requiere.

Admirable la disposición 24/7 de esos mexicanos que están en cada uno de los rincones donde los sismos causaron estragos y donde los mexicanos afectados se sienten no solo comprendidos sino apoyados y cobijados por aquellos que han mostrado voluntad por apoyar.

Por otro lado mal por esos personajes que se dicen mexicanos, y están lucrando con la tragedia y el sufrimiento de miles de personas para obtener un beneficio político o económico de los daños causados por los sismos.

Esos que son los menos, hay que exhibirlos, como lo que son unos apátridas, unos lastres de nuestra sociedad que no merecen atención y si tenerlos presentes a la hora de acudir a las urnas donde seguramente tratarán de congraciarse.

La solidaridad ha vencido al lucro. La solidaridad ha marcado una gran diferencia, ha probado de que está hecho un pueblo castigado, ofendido y lastimado durante mucho tiempo. Pero que en estos días ha dado al mundo una prueba de lo que es un pueblo unido y decidido a no dejarse vencer a pesar de las adversidades.

Por eso a los arribistas, a esos que lucran con la necesidad de otros y buscan obtener un beneficio político o económico, les debe quedar claro que han quedado marcados por su desmedida ambición de querer sobresalir a costa de la tragedia de los demás.

Las cosas como son. Los vivos buscados y los muertos honrados no son de gratis. Ojalá se continúe esta labor solidaria y humana de los mexicanos en los meses que vienen, pues la reconstrucción no es de días, sino de meses y años y hay que estar al pendiente de nuestros hermanos que lo perdieron todo y no solo quede en la euforia del momento.

Y a los arribistas y oportunistas. En el lugar que se merecen. En el ostracismo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.