• Regístrate
Estás leyendo: Más allá de Ayotzinapa y de Iguala
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 19:05 Hoy

ADN mexiquense

Más allá de Ayotzinapa y de Iguala

Eduardo Garduño Campa

Publicidad
Publicidad

A un año de la desaparición de los estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa, es lamentable que no se tenga nada claro con respecto a lo que sucedió aquella noche del 26 de Septiembre y sí en cambio cada día aumenten las dudas y las sospechas de que se quiere ocultar a toda costa la verdad.

Con el transcurrir del tiempo se han caído las versiones oficiales y se han hecho evidentes el mar de contradicciones en los que han incurrido las autoridades en el afán por dar carpetazo a un asunto que trascendió nuestras fronteras y en las que todo el mundo espera realmente se conozca la verdad.

Las movilizaciones de los padres de los 43 normalistas y de organizaciones sociales, estudiantiles y otras, realizadas ayer en todo el mundo por los hechos del 26 de septiembre de 2014, son la voz que exige la verdad y el destino de los estudiantes.

Esa voz no se callará y más ahora que la verdad histórica cayó por su propio peso llena de contradicciones y peritajes al vapor que contrastaron con las presentadas por los organismos internacionales involucrados.

Y lo mismo sucede con el caso Iguala, cada vez aparecen más datos que hacen evidente que las cosas no sucedieron como las dicen las autoridades ni tampoco como lo señalan los dictámenes oficiales.

Hay muchas cosas que enturbian la verdad de lo ocurrido en Iguala y que en el afán de desaparecer de la opinión pública el tema se cometen errores que hacen que el asunto sea más atendido y por consiguiente no se crean las versiones oficiales.

Iguala y Ayotzinapa, son solo ejemplos de los grandes errores que se cometen cuando se pretende ocultar la verdad para que la sociedad no se entere y no cuestione y mucho menos proteste y exija justicia que es lo menos que se merece ante tantos agravios.

Ese ha sido el gran error tratar de ocultar lo que no se puede ocultar y cuando las cosas salen a la luz pública, pretenden justificar y eso provoca la irritabilidad de la sociedad que la quieren hacer pasar por tonta o que se crean verdades a medias y mentiras completas.

El usted disculpe, seguimos investigando, llegaremos a la verdad, caiga quien caiga, nadie por encima de la ley, no habrá impunidad y muchas otras expresiones, son muy conocidas, pero solo de dientes para afuera, nunca por compromiso.

Esos pronunciamientos oficiales son los que duelen que le digan todo eso a la sociedad y que únicamente sea para burlarse de ella porque creen que prometiendo van a calmar su sed de justicia, que pena.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.