• Regístrate
Estás leyendo: El otro informe que no llega
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 20:53 Hoy

ADN mexiquense

El otro informe que no llega

Eduardo Garduño Campa

Publicidad
Publicidad

Informar del estado que guarda la administración pública nacional, estatal y municipal, es una obligación constitucional de quienes están al frente de los tres niveles de gobierno, sin embargo cumplir con esa disposición se asemeja más a un evento de lucimiento personal que a lo dispuesto por la rendición de cuentas.

En este mes además del informe presidencial que fue el uno de septiembre, en varias entidades y el Distrito Federal los respectivos mandatarios harán lo propio, como sucederá en el Estado de México el próximo miércoles 23.

Los formatos cambian, pero la esencia es la misma los mandatarios solo hacen referencia a los logros y a todo lo bueno que hicieron durante el año del que se informa.

Pero no abordan los temas en los que a la sociedad demanda respuesta efectiva, porque no la hay, tales como: la inseguridad, el desempleo, las adicciones, la contaminación, educación, salud y mejora en localidad de los servicios públicos.

Ese es el informe que la sociedad espera de los gobernantes, pero no llegan. Los ciudadanos están ansiosos de saber:

¿Por qué si se ha invertido tanto en armamento para las policías y se han redoblado los rondines y operativos, continúan en ascenso las actividades delictivas y cada vez son más las víctimas?

¿Por qué si se han cometido menos delitos en un año, aparecen más víctimas que el ciclo anterior?

¿Por qué si se ha logrado la mayor inversión extranjera en muchos años, somos una de las entidades con un alto índice de desempleo?

¿Por qué la pobreza alimentaria subió este año un cuatro por ciento con respecto al año anterior y la patrimonial paso de 52% a 54% y en la de capacidades caímos al lugar 17?

¿Por qué estamos en los primeros lugares en adicciones?

Estas son algunas de las tantas preguntas que tiene la mayoría de la sociedad mexicana y mexiquense que a diario vive los embates de los problemas que perturban su estabilidad emocional y económica.

Y por desgracia son preguntas que no tienen respuesta porque los encargados de darlas no han sido capaces de hacer la autocrítica y aceptar que a pesar de que se trabaja no se han alcanzado las metas.

La sociedad solo aspira a lo siguiente: Vivir tranquila, con dignidad y decoro. No es mucho.

Obvio no todo está en manos del gobierno, pero si se hicieran las cosas acorde a las necesidades y planteamientos sociales seguro estaríamos mejor, pero mientras se sigan haciendo desde un escritorio y a capricho del que está al frente, no habrá dinero que alcance para mejorar y alcanzar la calidad de vida que nos merecemos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.