• Regístrate
Estás leyendo: Choque de trenes
Comparte esta noticia
Miércoles , 26.09.2018 / 02:26 Hoy

ADN mexiquense

Choque de trenes

Eduardo Garduño Campa

Publicidad
Publicidad

Ante la proximidad de las postulaciones de candidatos a diputados locales y a presidentes municipales, la pugna por ganar el mayor número de posiciones entre los grupos hegemónicos en todos los partidos se asemeja más a una guerra sucia en la que prevalecen los golpes bajos y traicioneros.

Lo anterior deja sin efecto alguno de los postulados de cada partido que en vísperas de cada proceso electoral donde sus dirigentes aseguran que nominarán a los mejores hombres y mujeres para que los representen en la justa.

Eso es mera postura demagógica, pues lo cierto es que el propósito es que se mantengan las posiciones de los grupos con gente que represente y cuide sus intereses y a la vez tener el control de cada instituto político.

Las luchas intestinas en cada partido son evidentes, aunque hay uno donde el sometimiento es total y lo hacen pasar como disciplina, prometiendo que sino fue en esta en la que sigue algo le tocara.

Las negociaciones que logran hacer los grupos entre si, se rompen cuando a uno le toca menos que a otro o bien porque a uno le quitan la candidatura de una demarcación por dársela al que tiene más saliva y come más pinole.

Estas rupturas de negociación dan como resultado que líderes sociales y de agrupaciones civiles decidan cambiar de bandera y buscar el cobijo en otro partido, sabedores de su capital político que les puede redituar beneficios electorales para aumentar el monto de las prerrogativas.

Clásico en el PRD en ser el último en postular candidatos, pues busca darle cobijo a los aspirantes rechazados del PRI y del PAN que tengan ascendencia social en un municipio o distrito para postularlos y con ello tratar de ganar.

El PAN actúa de manera similar, busca a los rechazados priistas y les ofrece cobijo, con la misma intención.

El PRI trata de disciplinar a sus aspirantes, los que no se dejan y se van a otros partidos, les busca piedritas a fin de desprestigiarlos y con ello evitar que hagan mella en los candidatos que obedecen a grupos y no a los intereses sociales.

El choque de trenes es evidente, a pesar de que quieren ocultarlo en las tres principales fuerzas políticas, no lo han conseguido; en el PRI los ex gobernadores, se pelean por las candidaturas de los distritos y municipios más influyentes y con más dinamismo económico, porque saben que eso es Poder.

En el PAN el grupo que tiene el control del partido en el Estado de México, no siente mella de los golpes que asestan los otrora grupos influyentes del Instituto, por el contrario a cada golpe recibido asestan uno más fuerte y los dejan sin posibilidad de tener algo en este proceso electoral.

En el PRD sucede una situación parecida al PAN la corriente Nueva Izquierda, no deja mucho margen de maniobra a los otros grupos, la diferencia que aquí no puede ni someterlos ni darles golpes que los aniquilen, pues hay liderazgos regionales con los que tienen que cumplir para evitar más desbandadas. Eso sí el grupo hegemónico se queda con lo mejor.

Es de esperarse muchos movimientos, cambios, decisiones y golpes más bajos y traicioneros de última hora, hasta antes de que se cierre el registro de candidatos ante el IEEM, todo para no dejar espacio a que afecten los intereses de los grupos en disputa.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.