• Regístrate
Estás leyendo: Maestros con cabeza dura
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 04:55 Hoy

En sintonía

Maestros con cabeza dura

Eduardo Arias

Publicidad
Publicidad

Nunca he estado de acuerdo con que se generalice ni para bien ni para mal en ciertos temas y quienes intervienen en ellos, y no lo haré a través de esta opinión, pues lo importante es dejar asentado que todavía hay profesores, que muy a su viejo estilo, pretenden hacer valer un poder que ya no pueden debido a que están limitados por la ley.

Vamos desde el inicio, las cuotas escolares es un hecho que son indispensables para procurar el mejoramiento de las escuelas pues el gobierno por sí mismo no puede cumplir con esta función, de ahí que su APORTACIÓN VOLUNTARIA entiéndase en voz alta es más que necesaria, y así lo comprende más del 90 por ciento de los padres de familia.

Deberíamos añadir que aquellos papás que tienen verdaderas dificultades económicas también están ciertos que las cuotas son indispensables para acondicionar salones, canchas, laboratorios y talleres donde sus hijos acuden a diario por largas jornadas a cumplir con su formación académica y humana.

Los problemas vienen cuando no existe transparencia en el manejo de ese dinero que controlan las mesas de padres de familia, muchos de ellos enquistados en el cargo por años al amparo de directivos que se apropian de esos recursos y se benefician inmoralmente, traicionando la confianza de muchos padres que no solo confían en ellos sino que pocas veces preguntan ante la ofensa que representa dudar de quienes están a cargo de la educación de sus hijos.

Lo que resulta inadmisible y meritorio de sanciones, más allá del juicio social a los que se ven sujetos los profesores a los que hacía alusión al principio, es que mediante métodos inapropiados condicionen la educación a cambio de unos cuantos pesos que faltan en sus bolsillos; que promuevan la exhibición de los nombres de los menores que poco y nada saben de las limitaciones económicas de sus padres y más allá proceden a someterlos a “castigos” como mantenerlos al sol a manera de represalia.

Son esos docentes los que deben ser expulsados del sistema educativo, pues a pesar de los tiempos que vivimos exhiben a diario su tiranía y poco amor por la niñez y la juventud. Cuando se vayan nadie los va a extrañar.

Sus comentarios los recibo con gusto en mi dirección electrónica eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTV

Hasta la próxima.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.