• Regístrate
Estás leyendo: “No pasarán: dolor por Barcelona”
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 21:28 Hoy

Columna de Edmundo Font

“No pasarán: dolor por Barcelona”

Edmundo Font

Publicidad
Publicidad

“Un hombre muere en mí, siempre
que un hombre muere en cualquier lugar...”
Del poema Civilización,
de Jaime Torres Bodet

El dolor por una pérdida irreparable —terrible pleonasmo en el espíritu— corroe el interior de uno. Allí donde se sitúan las emociones que nos hacen aflorar en llanto y nos volvemos seres diluidos por la pena. La rabia por la sinrazón de la muerte provocada, o natural, se rumia como mazacote de semoviente que queremos y no, digerir. Allí está, anonadado, el toro en el Guernica de Picasso como ejemplo de la dilaceración ante la infamia.

Mi primera reacción frente a la barbarie insana de ayer tarde en Barcelona fue expresar de inmediato mi solidaridad —en el silencio lejano de los correos electrónicos— a los amigos que habitan en esa maravillosa “ciudad de los prodigios” que también considero mía; en ella vivieron mi abuelo, mi padre y yo mismo.

Luego, en el resumen de las noticias que fluían sin parar me puse a reflexionar en que este es un terrible atentado más de índole atea y que hay que señalar el atributo desalmado, sin equívoco, de sus perpetradores. Solo deicidas matan a inocentes y tratan de reivindicar su crimen en función de la prevalencia de un dios único y de una “fe” sin asideros teológicos de cualquier naturaleza.

Desaprensivos cobardes atentan contra quienes no profesan obligados una fe y una tradición milenaria que alguna vez habría tenido sus raíces en episodios fundamentalistas de la historia, y que yacen precisamente allí, en anales pretéritos de hechos superados (ruego no confundir estas palabras con cualquier fobia o tendencia “antimusulmana”; yo respeto el islam. Sé de su valor. He pasado algunos años de mi vida en países donde prevalece esa religión monoteísta). Dicté seminarios en la universidad de Al-Azhar, en El Cairo, una de las más antiguas casas de estudios del mundo. En vez de quedarme encerrado en un aula, solía conducir a mis alumnos a la gran mezquita donde había nacido esa academia, hace mil cuarenta y dos años. Sentados en las bellas alfombras, sosteníamos allí las lecciones a la usanza original.

Las universales Ramblas de Barcelona son más que una arteria peatonal que conduce desde uno de los confines de lo que fueron las murallas romanas, hasta el mar Mediterráneo. Son un río de vida, de miles y miles de vidas pletóricas que lo cruzan a diario, a todas horas. Su equivalencia, guardando las proporciones, es la de un monumento histórico del peso simbólico de una Vía Appia, o un puente romano. Tengo más de 40 años deliciándome en su paisaje lineal y descendente, en la constante transformación de su vital permanencia.

En mi adolescencia habité hostales de la Puerta Ferrisa, frente a la fuente donde ayer pasó rauda la muerte trepada en un carromato de blanca crueldad. Ver las imposibles imágenes de seres humanos esparcidos allí, es como verse aparecer en un reflejo apenas salvado por eso que llaman destino; cuando estoy en la capital de Cataluña deambulo por ese tramo donde se sembró la infamia, dos, tres veces al día. Y tantas noches camino por Las Ramblas vislumbrando el recuerdo de mi padre que estudiaba calles abajo y también fatigaba esa arteria viva, entre cantos de juventud, con los amigotes de entonces.

Hace varias crónicas mías comencé una serie sobre la Ciudad Condal que llamé “Barcelona, peligro para caminantes”. El título parafraseaba un libro del gran poeta Rafael Alberti, solo que él hablaba de Roma. Yo me estaba refiriendo a lo difícil que se había vuelto deambular por una ciudad donde los patinetes y los ciclistas se estaban convirtiendo en una amenaza para los viandantes: aparecían esos vehículos de veloz sorpresa sobre las calzadas. Ahora ese título cobra una actualidad distinta, cruel, muy lamentable y dolorosa. Lo retiro aquí mismo. Y erijo en esas Ramblas que seguirán fluyendo el mismo río de vida, un muro simbólico de esperanza, un NO PASARÁN desprovisto de odios sectarios o de la carga ideológica que ya tuvo esa frase, un día.

*Embajador de carrera en activo, cónsul general de México en Barcelona de 1992 a 1995.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.