• Regístrate
Estás leyendo: 2016-02-14
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 00:21 Hoy

Trascendió

2016-02-14

Editoriales

Publicidad
Publicidad

:Que dirán misa, pero hubo dos arzobispos que se debieron dar por aludidos cuando el papa Francisco habló de que si deben pelearse, lo hagan, pero cara a cara, como hombres de Dios, y ya después se vayan a rezar juntos.

Habrá que preguntar si Norberto Rivera y Alberto Suárez Inda ya se arreglaron, después de su desencuentro en el que se dieron con todo por el editorial de Desde la fe.


:Que por la mañana, en Palacio Nacional, todo mundo quería su foto con el papa. Y algunos algo más.

El secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, fotografió a su esposa con el visitante, pero otros funcionarios tenían planes distintos, como los gobernadores de Chiapas, Manuel Velasco, y de Sonora, Claudia Pavlovich, quienes no dudaron en inclinarse para besar el anillo del pescador y, momentos después, compartir sus instantáneas por Twitter.

La senadora Ivonne Álvarez solo mandó a su hijo a saludar al líder católico.


:Que en cuanto a los empresarios, uno que tuvo la oportunidad de intercambiar unas palabras con Francisco fue Eduardo Tricio, de Grupo Lala y Aeroméxico, quien, no sería raro, habrá ofrecido su firma como aerolínea oficial de transporte del papa.

También asistieron a Palacio Nacional otros representantes de la iniciativa privada como Carlos Slim Domit, Claudio X. González, Miguel Alemán y Luis Robles Miaja.


:Que otros que pudieron platicar un momento con el papa fueron el dirigente del PRI, Manlio Fabio Beltrones, y su esposa, Silvia Sánchez. La diputada Sylvana Beltrones, hija del sonorense, recorrió todo el patio de Palacio Nacional para alcanzar a saludar al obispo de Roma.

Por cierto, hablando de dirigentes, el del PAN, Ricardo Anaya, no asistió a Palacio Nacional durante el informe del presidente Enrique Peña Nieto, en septiembre del año pasado, pero esta vez no se perdió la ceremonia. Hay prioridades.


:Que el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, no pudo entregar una medalla a Francisco ni pedir a éste firmar el libro de invitados especiales, porque miembros del Estado Mayor Presidencial quitaron el volumen y el templete.

Retiraron también dos micrófonos que se habían colocado para que el gobernante y el papa ofrecieran un mensaje, por lo que todo duró apenas tres minutos. Ahí para la otra.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.