• Regístrate
Estás leyendo: 2016-02-14
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 23:18 Hoy

Trascendió

2016-02-14

Editoriales

Publicidad
Publicidad

:Que muchas preguntas siguen en el aire tras la detención de los mandos del penal del Topo Chico y de uno de los custodios, a quienes se les comenzó a exhibir desde el viernes, al filtrarse los nombres de los tres imputados.

Pero entre los círculos de abogados ya se corren apuestas sobre cuántos días durarán presos Gregoria Salazar Robles, Fernando Domínguez Jaramillo y el custodio José Reyes Aguilar Hernández.


:Que el meollo es que ya se difundieron sus fotografías sin estar declarados culpables, además de que las imputaciones están por demás infladas: autores de 49 homicidios, dejando de lado la negligencia, el abuso de autoridad y el ejercicio indebido de funciones.

¿Qué pensará de la integración de la averiguación, por ejemplo, el presidente del Tribunal Superior de Justicia?, ¿Habrá ya amparo en puerta?


:Que los tres detenidos fueron imputados de la muerte de 49 personas en el penal del Topo Chico al dejar, literalmente, las puertas de las celdas abiertas para que se enfrentaran los dos grupos rivales.

Pero no demuestra que ellos sean los autores materiales de la matanza, porque no empuñaron arma alguna.

Sólo contesta la pregunta de por qué los reos se hallaban en los patios a la medianoche, a la que el procurador Roberto Flores respondió con un "estaban en un motín".


:Que en temas más amables, muy oronda anda la senadora Ivonne Álvarez, luego de que el papa Francisco se detuviera a saludar a su hijo Patricio Martínez Álvarez, durante la visita de cortesía que el pontífice hizo a Palacio Nacional.

El pequeño fue ayudado por su padre, Mario Martínez, a brincar las barreras metálicas de contención, ante el desconcierto de elementos del Estado Mayor Presidencial al verlo correr hacia Francisco, quien hizo un alto al ver al niño dirigirse hacia él.


:Que tras un breve saludo, el pequeño se regresa hacia la barrera, pero el Papa se vuelve de nuevo y lo llama, mientras su madre pide emocionada a los elementos del EMP que si dejan pasar a su hijo otra vez.

El pontífice lo recibe muy sonriente y le entrega en su mano un rosario, mientras el presidente Enrique Peña Nieto y su esposa observan complacidos la escena. Cuando el pequeño regresa hacia sus padres con el trofeo bendito en mano, se desataron los aplausos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.