• Regístrate
Estás leyendo: Se Comenta
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 00:01 Hoy

Se comenta

Se Comenta

Editoriales

Publicidad
Publicidad

Que entre cautos y cordiales fueron los comentarios de los actores políticos, económicos y sociales mexiquenses a raíz de la ceremonia de investidura de López Obrador. Destacó el del gobernador Alfredo Del Mazo, vía redes sociales, en el que refrendó su compromiso de trabajar en unión con el presidente



La buena disposición, hay que decirlo, no es nueva. Prácticamente desde el 2 de julio pasado se estableció ese tono, que refrendó después de que AMLO rindiera protesta en San Lázaro. Por cierto, el Ejecutivo mexiquense destacó también que “el legado de Enrique Peña quedará en la memoria de los mexicanos”... y a eso cada quién le dará su interpretación.





Que, como si no hubiera suficiente inseguridad y delincuencia en el sur del Estado de México, la Fiscalía de Justicia mexiquense asignó a la región Tejupilco a policías señalados por corrupción; se trata de dos elementos cesados de la Fiscalía de Michoacán por no aprobar los exámenes de control de confianza y que acá encontraron cobijo. Además, uno de los agentes ministeriales instalados en el sur mexiquense es investigado por el secuestro de un empresario en Ciudad de México.





Que desde julio pasado, la Comisión de Prevención de la Pirotecnia, conformada por autoridades federales, estatales y municipales, inició la “supervisión” de 300 polvorines y almacenes de fabricación de fuegos artificiales instalados en La Saucera, Tultepec, para verificar si están vigentes los permisos que otorga la Secretaría de la Defensa Nacional y si cumplen con el protocolo de seguridad. Lo malo es que desde entonces advirtieron que no habría cateos, “porque no existen denuncias”.



Las consecuencias están a la vista: la semana pasada, dos explosiones mas. Increíblemente, Derek Isaac Cancino Aguilar sigue cobrando tranquilamente como director del Instituto Mexiquense de la Pirotecnia. Todo indica que, más allá de los muertos, el argumento para hacer la vista gorda es económico: más de 40 mil familias viven de la pirotecnia, actividad que genera una derrama económica anual de al menos mil 250 millones pesos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.