• Regístrate
Estás leyendo: 2016-11-19
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 11:08 Hoy

Se comenta

2016-11-19

Editoriales

Publicidad
Publicidad

:Que algunos alcaldes se pierden entre la necesidad de realizar un buen trabajo en beneficio de la comunidad y su deseo personal de brillar como si fueran estrellas de cine. Tultitlán es un municipio que ha sufrido la presencia de alcaldes sin responsabilidad social o el menor sentido de lo que debiera ser su desempeño.

Hace algunos años tuvieron a un edil, José Antonio Ríos Granados, que le gustaba la actuación y no dudó en participar en alguna película durante su gestión. El actual presidente municipal, Adán Barrón Elizalde, tiene una extraña fijación para que sus actividades resulten sin mácula, para ello no dudó en crear una unidad de logística muy robusta que cuida hasta el menor detalle en los actos y ceremonias.

:Que pese a que no es bien visto por la clase política estatal que se agrupa en torno al Partido Revolucionario Institucional, el actual director de la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra, Jesús Alcántara Núñez, presiona desde hace días para que lo designen presidente del Comité Directivo Estatal del PRI.

Sus ambiciones políticas nada tienen que ver con la necesidad que tiene el PRI de cohesionarse, unir grupos, fortalecerse para enfrentar la que será una de las contiendas electorales más ríspidas de que se tenga memoria en la entidad; no, se trata de meros deseos personales de medrar con el cargo.

:Que por lo general a la gente no le gustan las manifestaciones del color que sean, por los problemas que generan, pero el plantón que mantienen los perredistas en Palacio indignó a los tranquilos toluqueños y es que los manifestantes han mantenido sus fuerzas a base de barbacoa y cerveza, nada mal para quienes pelean por mayores recursos para obra pública.

:Que casi pasó desapercibido el dato que dio el jueves en San Felipe del Progreso el titular de la Sedesol, Luis Enrique Miranda Nava, en el sentido de que autorizaron la instalación y funcionamiento de cien lecherías Liconsa más para el Estado de México.

Estos expendios vendrán a sumarse a las 1 130 que ya operan en la entidad y la idea es de que al término de la actual administración estatal, el Estado de México tenga trabajando al menos 1 300 en beneficio de los mexiquenses más desprotegidos.

Por cierto, antes de que cierre el año, los gobiernos federal, estatal y municipales llegarán a la meta de distribuir un millón de litros de leche en los 125 municipios, que representa alimentación para al menos dos millones de personas y un subsidio de casi diez millones de pesos por día si consideramos que el precio comercial del lácteo ronda los 15-16 pesos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.