• Regístrate
Estás leyendo: 2016-04-10
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 21:41 Hoy

Palabra del lector

2016-04-10

Editoriales

Publicidad
Publicidad

Debe regularse tanto a Uber como a los taxis Pantera y a rotulados
La empresa Uber no tardó demasiado en mostrar el cobre con su excesivo incremento en las tarifas los días pasados, pues, por ejemplo, un viaje de 150 pesos promedio lo cobró a 600, entre lo que supe, aunque hay demasiados casos.

Aunque después reviró ante la intervención de las autoridades y otorgará viajes supuestamente gratuitos a los afectados, debe garantizarse por escrito y bajo supervisión que no vuelva a darse una situación similar.

Esto, sobre todo, en lo referente a los taxis rotulados o regulares, cuyos conductores son muy abusivos al cobrar con la tarifa nocturna antes o después del horario, si no es que cobran convencionalmente grandes cantidades, sin que haya a quien recurrir.

En otro aspecto, pero relacionado con taxis, hay que regular el uso de unidades de la asociación Pantera, que emplea vehículos viejos que generan mayores cantidades de contaminantes al medio ambiente y son incómodos.

En muchos lugares hay demasiados piratas de los Pantera, entre ellas de dos puertas, como Cavalier, Chevy y vochos que emanan olor a aceite quemado.
Ramón Quintana, Ciudad de México

La Ceteg no debe coartar libertad de quienes sí quieren evaluarse
La Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero, como la CNTE que es lo mismo, no tiene por qué bloquear o coartar la libertad de los profesores que sí quieren evaluarse en el proceso de reforma educativa.

Los que están a favor tal vez ya se dieron cuenta de que tienen varias oportunidades para mejorar económicamente, preparándose y no coparticipando como cómplices de los chantajes con que se manejaban la CNTE y la Ceteg para sacar dinero a las autoridades.

Lo sorprendente es que lo hacían a las autoridades políticas y no a las educativas, por lo que no se sabía entonces quién mandaba en la SEP, pero esa es otra historia.

El caso es que en lugar de abonar a la calidad de la enseñanza, los miembros de la Ceteg recurrieron una vez más a actos gansteriles y causaron destrozos en las instalaciones del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación y un bloqueo en la Autopista del Sol.
Brenda Saldaña, Estado de México

Que la verdad del caso Iguala se sustente mejor
El personal ministerial y de distintas fiscalías es muy estricto en cuanto a solicitar que las circunstancias de tiempo, modo y lugar sean tan precisas y en el caso Iguala todavía no se ve claro esto, por más que haya indicios.

Sin embargo, a quienes se atreven a denunciar algún delito se les cuestiona muy rigurosamente y se les llega a subestimar aunque haya elementos de prueba para ejercer acción penal contra delincuentes, de los cuales parece que se defienden más sus derechos que los de las víctimas.

El problema es que la gente no denuncia porque con acciones como esas su lucha se vuelve prácticamente contra el mismo sistema de justicia.

Sin embargo, algunas diligencias en el caso Iguala no se hicieron en el momento respectivo y eso ayuda a desdibujar los peritajes a que hubiera lugar, más allá de aclarar, y quedan puntos sin precisar, es decir, puntos ciegos.
Óscar Maldonado, Ciudad de México

buzoneditorial.df@milenio.com
Los textos no deben exceder los mil caracteres: Si el autor omite nombre, dirección y teléfono no serán publicados.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.