• Regístrate
Estás leyendo: 2016-03-05
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 16:55 Hoy

Palabra del lector

2016-03-05

Editoriales

Publicidad
Publicidad

González Iñárritu dejó mucho que desear en los Oscar

El cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu, quien el año pasado fue presa de la xenofobia de Donald Trump cuando se llevó un par de Oscar por Mejor Director y por Mejor Película, dejó mucho que desear este año en la gala cinematográfica. Cuando la diseñadora del vestuario de la película Mad Max, Jenny Beavan, subió al escenario a recibir su estatuilla por Mejor Vestuario, el mundo presenció cómo el mexicano la barrió. Quedó grabado y todo el mundo habló de ello. SE dice que esta mirada se debió a que la vestuarista rompió las reglas no escritas de la Academia y, en lugar de ir con vestido, fue con pantalón y chamarra de cuero. Después, González Iñárritu subiría al escenario a recibir su Oscar por Mejor Director, el segundo en la categoría (y de forma consecutiva). En su discurso hablaría de la no discriminación por raza o color de piel. Se trató de un golpe directo a Donald Trump, quien con un discurso conservador y racista busca ser el próximo presidente de Estados Unidos. De qué sirve pedir igualdad, cuando unos momentos antes estás haciendo todo lo contrario. El director mexicano González Iñárritu dejó mucho que desear, porque así como el miró a aquella mujer el día de los Premios Oscar es como muchos de los estadunidenses miran a los mexicanos.

Juan Lazcano, Edomex

***


Entre más tiempo pasa, más difícil resolver caso Iguala

Lo que pasa en el caso Iguala es lucha de fuerzas entre el tiempo y un gobierno que busca demostrarle a la sociedad nacional e internacional de que en México se cuenta con aparato decente de justicia y de que los delitos no se quedan sin esclarecer. Sin embargo, la cosa cada vez se complica más, porque mientras el gobierno se aferra más a esclarecer la verdad y acepta el inicio de nuevos peritajes, el tiempo avanza y el basurero de Cocula (hasta ahora pieza medular en la llamada verdad histórica), considerada una de las escenas del crimen, se ve afectado por las inclemencias del tiempo. No se requiere ser experto (y basta escuchar los comentarios de algunos) para comprender que mientras avanzan los meses, es más complejo recoger evidencia que prueben contundentemente que los 43 normalistas fueron incinerados ahí. La pregunta es hasta cuándo el gobierno va a seguir con esta dinámica? Si dice que ya hay verdad histórica sin probarlo con contundencia, quedará mal parado; si acepta que no existen condiciones para conocer con certeza lo que sucedió ahí, también quedará mal parado. Solo hay una manera de salir bien librado de esta: probar que los normalistas fueron calcinados en el basurero. El problema es que mientras más tiempo pasa, es más difícil encontrar la verdad.

Irma Galicia, Ciudad de México

***


¿Qué debemos esperar con la baja de la previsión del PIB?

El Banco de México, a cargo de Agustín Carstens, redujo la perspectiva de crecimiento para este año de entre 3.5 y 2.5 a entre 3 y 2 por ciento. Me pregunto qué es lo que los mexicanos debemos esperar a raíz de esto. Se trata de un crecimiento mediocre, como el que se ha tenido desde hace unos tres años, pero la pregunta importante es si de plano los mexicanos tenemos que prepararnos para un dólar más caro y despidos a causa de la débil economía que tenemos.

Dina Aguilera, Ciudad de México

***


Fax: 5140-4903 y 04
buzoneditorial.df@milenio.com
Morelos 16, Col. Centro C.P. 06040
Los textos no deben exceder los mil caracteres: si el autor omite nombre, dirección y teléfono no serán publicados

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.