• Regístrate
Estás leyendo: 2015-09-16
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 23:39 Hoy

Palabra del lector

2015-09-16

Editoriales

Publicidad
Publicidad

El DF necesita regular la circulación de automóviles

Desde que se flexibilizó el programa Hoy no Circula en el Distrito Federal, moverse en automóvil dentro de la capital se ha vuelto un martirio. Solo basta con internarse cualquier día de la semana en alguna vía primaria para darse cuenta de cómo se avanza casi a vuelta de rueda. No se hable de manejar un sábado, porque un traslado de 30 minutos pasa a ser de hora y media o hasta dos horas. Si a lo anterior se le suma que en muchos puntos, como Montevideo o Insurgentes, por mencionar algunos, hay trabajos de construcción en las arterias, resulta que la ciudad es un caos vial. El Gobierno del Distrito Federal necesita regular la circulación de coches en la capital. Aquellos que tienen coches con una antigüedad superior a los ocho años argumentaran que la flexibilización del Hoy no Circula es justa, porque hasta antes de ello solo se beneficiaba a las personas con poder económico suficiente para tener autos de menos de ocho años de antigüedad. Sin embargo hay que recalcar que con tantos autos en la ciudad (hay 8.5 millones, cerca de un vehículo por cada dos habitantes capitalinos) solo perdemos tiempo y gastamos dinero de forma absurda en gasolina. Una propuesta sería un programa similar al Hoy no Circula, pero que no haga distinción en el modelo, sino que simplemente otorgue un día de descanso a la semana para cualquier auto. El escenario no es nada agradable para el futuro, puesto que en la capital hay 350 automóviles por cada 100 mil habitantes. Sin embargo, la cifra amenaza con crecer, como en Estados Unidos, donde hay 700 coches por cada mil ciudadanos.

Rodolfo Magro, Distrito Federal

***


El escarnio entre razas, un defecto que siempre aparece en el hombre

Ayer sorprendió el semanario francés Charlie Hebdo, el que hace unos meses sufrió un atentado por terroristas de Medio Oriente, al publicar un par de cartones que por lo visto parecían burlarse del flujo de refugiados sirios a Europa. La leyenda de uno de esos dibujos decía: "Tan cerca del objetivo", mientras había un niño ahogado en la orilla de la playa, haciendo alusión al fallecimiento de Aylan Kurdi, el infante sirio cuya muerte recorrió el mundo al ser inmortalizado en una fotografía. La segunda leyenda rezaba: "La prueba de que Europa es cristiana es que los cristianos caminan sobre el agua; los niños sirios se hunden". A raíz del atentado, el equipo de Charlie Hebdo se convirtió en una cenicienta y muchos alrededor del mundo dijeron "Je suis Charlie" (Yo soy Charlie) para solidarizarse y reprobar las acciones. Sin embargo, hoy el equipo de este hebdomario no hace otra cosa más que dar muestra de que en el mundo todos son víctimas y a la vez verdugos cuando se trata de hacer escarnio de las debilidades de otras razas, solo es cosa de esperar el momento indicado. En el fondo, cada población trae el gen de demostrar que es mejor que otra.

Alma Cárdenas, Chiapas

***

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.