• Regístrate
Estás leyendo: 2016-10-31
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 10:18 Hoy

Los correos del público

2016-10-31

Editoriales

Publicidad
Publicidad

Decisión

La no ratificación de Leonel tiene varias lecturas. El conflicto entre Enrique y Aristóteles, es real; escalará, sin duda, a menos que intervengan los poderes fácticos locales y/o el gobierno federal, y las reverberaciones gravitarán el 2018. Creo que la principal causa es el choque de soberbias, por genética y envanecimiento.

La decisión de impedir que el padre de Aristóteles siga cobrando como magistrado, significa que el gobernador ya no es el cacique regional que lo controla todo y todos se subsumen a sus caprichos; la estrepitosa derrota del PRI en la pasada elección le pasa factura adicional, la primera fue renunciar a la quimérica candidatura a la presidencia, a la que contribuyó de manera destacada, contra su voluntad, claro, la insana plataforma política que el padre construía para el hijo; también exhibe la ausencia de negociadores de talento de ambos protagonistas, y que el factótum universitario no sólo no fue capaz de zanjar las diferencias, sino que debe poner sus barbas a remojar. Si Enrique es capaz de enfrentarse al gobernador, al cacique udegeísta debe preocuparle el arrojo de Alfaro Ramírez.

Sabe el innombrable que viejas heridas se mantienen abiertas y sangrantes, y que saldar las infamias, no prescribe. En este caso ocurriría al revés: Leonel hundió a Aristóteles, Enrique podría reivindicar a Enrique padre.

Creo pertinente recordar la frase con la que remataba en una inserción pagada JJ Medina Ambriz, ex tesorero de la UdeG, cuando fue despedido por negarse a manejar el presupuesto en función de los caprichos y negocios personales y familiares del dueño de la universidad: “Sólo le recuerdo señor rector, que con la honra de los hombres no se juega”.

Gustavo Monterrubio Alfaro

Aval del Congreso

Denigrante papel de los diputados de cualquier color, que avalan sumisos con su voto el nombramiento de personajes que sin reunir los requisitos de ley y bajo presiones a todas luces negativas, permiten que las instituciones sean dirigidas por gente incapacitada y lo peor en algunos casos con antecedentes penales.

Tal actitud no solo propicia la impunidad, sino que además da a pensar que tales “favores” al nombrarlos a pesar de su ineptitud; serán posteriormente cobrados en cuotas seguramente irregulares. Quien posee merecimientos suficientes, no requiere de cabildeos torcidos.

Sergio Zepeda C.

“Secuestrables”

Increíble pero cierto. Surge cada vez con mayor intensidad el México kafkiano. Recientemente escuché a un propietario de un inmueble que pretende vender, en la zona más exclusiva de Cuernavaca, que utilizó como argumento principal que había una seguridad absoluta, sustentándolo en que ahí vivían familias de alto potencial económico y en especial tres personas de lo más “secuestrables”. ¡Vaya argumento! Como van las cosas en México, en un futuro a corto plazo posiblemente se llegue a utilizar el término “asesinables”.

Francisco Benavides Beyer

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.