• Regístrate
Estás leyendo: 2016-10-11
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 14:28 Hoy

Los correos del público

2016-10-11

Editoriales

Publicidad
Publicidad

Queja

El 10 de mayo del 2015, llevé a mi hijo Jaime Francisco Gutiérrez Reyes, quien es autista, al hospital San Francisco, por una obstrucción intestinal. Fue intervenido quirúrgicamente y se me indicó que por su estado metabólico; él vive con diabetes, debería pasar a terapia intensiva, en donde solo se nos permitía verle dos veces al día, y por 60 minutos. Una semana después cuando se le pasó a piso mi hijo empezó a sufrir fiebres altas, le hicieron varios estudios, muy caros por cierto, sin que se lograra determinar la causa. El 24 de mayo lo dieron de alta, contraté a una enfermera jubilada para que lo atendiera en el día, más otras para el turno nocturno. Desde que lo vio me dijo trae una úlcera en el coxis, producto de descuido en el hospital, en especial en terapia intensiva. Su estado de salud era cada vez más delicado, por lo que debimos internarlo en el Centro Médico del IMSS. Ahí se sometió a varias limpiezas quirúrgicas para salvarle la vida. Acudí a la Profeco para demandar pero ellos simplemente archivaron el caso, con el argumento que no les correspondía, por tratarse de un problema de salud. Acudí a la Camejal, se abrió el expediente 210/2015-B. Cuando llamaron a las autoridades del Hospital San Francisco a declarar, ellos trajeron a varias de las enfermeras que habían atendido a mi hijo y ahí se identificaron con cartas de pasante. Es decir que el personal que atiende esa área tan delicada, ni siquiera está titulado, a pesar de que el costo que cobran en dicho servicio es muy alto. En Centro Médico permaneció tres semanas internado, y gracias al buen manejo no se le provocó ninguna lesión, como sucedió en el San Francisco. Debo dejar sentado que el problema de salud de mi hijo nos ha causado problemas de tipo económico, moral y emocional.

Después de varias audiencias en la Camejal las autoridades del San Francisco, exigieron una serie de requisitos como un juicio de interdicción, para demostrar que yo era la representante legal de mi hijo cosa que cumplí. Yo creo que la Secretaría de Salud debe intervenir y exijo que el hospital me indemnice por todos los gastos causados por el mal manejo hospitalario.

Alicia Yolanda Reyes Alexander

Pregunta

La pregunta clave detrás de todo el movimiento en contra de la familia tradicional es: ¿A dónde quiere llegar la élite mundial promoviendo el matrimonio y la adopción gay, desde los medios de comunicación y todas las organizaciones globales que controla?

La respuesta está en el control de la población, es mucho más fácil manipular personas que son como hojas al viento, sin raíces firmes, ni ideologías, que no cuestionen, ni molesten al sistema, donde todo es relativo. Las redes sociales se usan para moldear a la masa manipulable, castigando a quien piensa diferente y premiando a quien promueve las políticas de la elite, las redes, la publicidad y los medios controlan a estas mentes débiles, incapaces de pensar por sí mismas, creen cualquier cosa que escuchan, la mejor prueba son los millones de seguidores de Trump, si son capaces de creer todas las mentiras y aberraciones de su discurso, pueden ser manipulados y controlados para que crean cualquier cosa, incluso que un niño puede crecer sanamente en medio de una unión homosexual.

Vicente Ureña Fuentes

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.