• Regístrate
Estás leyendo: 2015-09-23
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 09:09 Hoy

Los correos del público

2015-09-23

Editoriales

Publicidad
Publicidad

Carta al Arq. Juan Palomar:

Hace algunas semanas, el Arq. Juan Palomar habló con respecto a la intención de instalar en la calle Calderón de la Barca, la casa del Inmigrante. El Arquitecto en una postura de defensa de que se instale en dicha casa llama a los tapatíos “clasistas” por su oposición a dicho proyecto.

Me extraña la postura de Juan Palomar, pues él como arquitecto y urbanista, sabe que no es lo más adecuado, no es cuestión de idiosincrasia, sino de viabilidad. También menciona que ahí debe ser, pues las vías “ahí están”. Le recuerdo que las vías están desde el sur del país, cruzan diagonalmente toda la ciudad de Guadalajara y llegan hasta la parte norte de México. Entonces puntos para instalar dicha casa, dentro de la ZMG, hay muchos, muchísimos. La casa donde se pretende instalar el centro no es tan grande ni tan funcional, ni mucho menos adecuada para recibir a cientos de personas que llegan de paso del sur de nuestro país. ¿Por qué no pensar en el edificio de departamentos Guadalupe Victoria frente a la estación del FFCC, propiedad de pensiones del Estado, que por años ha estado en total abandono? ¿Por qué no pensar en un proyecto funcional, nuevo, digno y cómodo para estas personas? Estoy seguro que en el trayecto de las vías habrá muchos terrenos donde puedan construir este centro y se evita saturar aún más la zona de la Minerva, y evitando también la depreciación del patrimonio de sus habitantes. Creo que es cuestión de voluntad y de dejar a un lado los intereses personales. Espero.

Carlos Felipe Vázquez Díaz Santana

El Círculo del 99

Uno de los grandes problemas en el que estamos inmersos en esta aldea global, es el vacío que causa el consumismo. Les explico, había un rey que padecía depresión, por más que el bufón de la corte trataba de contagiarle su buen humor no lo lograba. El rey le preguntó – ¿quiero que me digas qué haces para estar tan contento? te pagamos muy poco y ni casa tienes. – Mi señor, yo soy feliz de servirte, nos das casa, vestido y comida, con eso tengo. El rey extrañado llamó a su consejero, el sabio de la corte. – Quiero que me digas cómo es que el bufón está tan feliz y yo que tengo abundancia me siento tan mal. – lo que sucede es que él está fuera del círculo del 99, para que me entienda vamos haciendo que entre al círculo. Dejan en su casa una bolsa con 99 monedas de oro y un mensaje: “Este tesoro es tuyo, te lo has ganado, no le digas a nadie” Cuando el sirviente llega a su casa se encuentra la bolsa de monedas, juega con ellas, las pone en filas de diez, las vuelve a contar y se da cuenta que le falta una. Busca por toda la casa, se angustia; me falta una pensaba, 100 es número completo, 99 no. ¿Cuánto tengo que trabajar para tener las cien?, con cien monedas puedo dejar de trabajar. Escondió la bolsa y se fue a servir al rey. Llegó de malas. El rey le pidió que le trajera el desayuno, que cantara como antes. Enojado le respondió. – Quiere que haga todo eso por el mismo sueldo raquítico que me paga, si no le parece contrate a otro. Con esta explicación podemos entender cómo estamos atrapados en el círculo del 99, vivimos a futuro esperando tener más dinero para ser felices. Los invito a ponerse el saco y revisar si nos queda, detenerse un momento para encontrarnos unos a otros, conocernos y compartir. ¿Cómo salir del círculo, se preguntan? Necesitamos una toma de conciencia, vivir el presente, darnos cuenta que nuestro paso por la tierra es tan corto, vamos creando abundancia y felicidad para todos.

Rosa Chávez Cárdenas

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.