• Regístrate
Estás leyendo: 2015-09-17
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 09:31 Hoy

Los correos del público

2015-09-17

Editoriales

Publicidad
Publicidad

Ni niños ni héroes

Caos el pasado lunes 14 de septiembre en la mañana en la avenida Mariano Otero, esquina con Niños Héroes, provocado por qué, quién sabe, pero nos tuvieron parados varios minutos con el consabido gasto de energéticos y generar esmog, ahí me di cuenta de las coronas depositadas en el monumento a los Niños Héroes, que según dicen ni niños ni héroes, de esas falsedades que nos trataron de meter cuando éramos niños inocentes y que ahora que nos metemos a leer nos damos cuenta de todos los cuentos que inventaron para crearnos héroes ficticios. Mejor, en vez de gastar en coronas, habían de tapar baches que por doquier están en las calles de Guadalajara, gobernada por gente inepta, que heredó deudas de anterior gestión municipal y tapó a su antecesor y seguirá dejando deudas, pues las arcas quedan vacías.

Alejandro Hernández Durán

Pérdida de Identidad.

Tengo sentimientos de frustración, cada que se acerca la celebración del grito de independencia, escucho y veo en la redes sociales los mensajes que dicen que no tenemos nada que celebrar y hacen un llamado a no acudir a las plazas. Hay grupos interesados en destruir y desestabilizar al país, en borrar nuestra historia, la mexicanidad. Divide y vencerás eso quieren; todo lo contrario un pueblo unido jamás será vencido. Qué pena que se esté perdiendo la identidad, lo que somos como país, el orgullo que tenían nuestros padres y abuelos después de sufrir tantas batallas. Recuerden que el que no conoce su historia vuelve a repetirla, pregunten a los japoneses si quieren otra bomba atómica y cada año lo recuerdan para que no se les olvide. Piensen en el legado que estamos dejando a los jóvenes, a diario nos escuchan renegar de todo lo malo, sin tomar en cuenta las fortalezas que tenemos como nación. Somos buenos para culpar a una sola persona, el blanco de las críticas es el Presidente Peña Nieto, pero el día del grito no estamos celebrando su cumpleaños. Si no se acuerdan qué celebramos los invito a releer los libros de historia para darnos cuenta cómo se construyó nuestra nación, los aciertos y errores para no repetirlos. Entiendo que nuestro país está en etapa de adolescencia y con las redes sociales y la libertad de expresión podemos criticar, renegar y culpar desde un teclado sin hacernos responsables. Todos tenemos que involucrarnos en cambiar nuestro país, acabar con la corrupción, exigir que se cumplan las leyes para terminar con la impunidad. Gozamos de libertad, podemos viajar, elegir religión y la educación para nuestros hijos, cuidado con la indiferencia y la crítica dejando de lado lo positivo. Tenemos la mala costumbre de hablar de lo malo y esconder lo bueno, lo fuimos aprendiendo, es la noticia que vende, dicen que los chismes se hacen virales, que se contagian como un virus, por eso nos hemos olvidado de lo bueno. Ahora acá en confianza les pregunto ¿Qué hacemos por cambiar nuestro país? Ya sé, me van a decir que estoy defendiendo al Presidente. Nada que ver, yo también percibo un vacío de autoridad, no me agrada que nos mientan diciendo que todo está bien. La democracia no resultó como la esperábamos y quisiéramos tener más autoridad y menos complacencia, más paz social y menos delincuencia. Pero este país tan bello con tanta cultura necesita de nosotros, tenemos que contagiar el patriotismo, conocer nuestra historia tan llena de matices, herencia de una raza fuerte que sigue de pie pese a todas las crisis económicas y a la violencia que se apoderó de nuestro país. Ni el presidente, el ejército o los políticos son dueños de México, todos somos parte. Si queremos que la situación cambie hablemos de lo bueno, nuestra música, las playas, la cultura, los amigos, el arte, el clima, la comida. Es tanto que no me alcanza para decir el orgullo que siento de ser mexicana.

Rosa Chávez Cárdenas

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.