• Regístrate
Estás leyendo: La Batalla de Torreón de 1914: Cosas importantes qué debe saber
Comparte esta noticia
Lunes , 15.10.2018 / 23:29 Hoy

Columna invitada (Jalisco)

La Batalla de Torreón de 1914: Cosas importantes qué debe saber

Editoriales

Publicidad
Publicidad

Ilhuicamina Rico M.

Es por esto que creo que Torreón no debería ser conocida como “La ciudad de los grandes esfuerzos” sino debería ser llamada “La ciudad de las Grandes Batallas de la Revolución”


A diferencia de lo que muchos piensan, durante la Revolución se libraron 6 batallas en la ciudad de Torreón: la toma maderista de Torreón en mayo de 1911, dirigida por Emilio Madero; La Decena Trágica de Torreón en julio de 1913, comandado por Venustiano Carranza; La primera toma de Torreón por la División del Norte, en octubre de 1913, con Francisco Villa al frente; la toma huertista de Torreón en diciembre de 1913, dirigida por el general federal Refugio Velasco; la Batalla de La Laguna, abril de 1914, con Villa dirigiéndolos; la última toma de Torreón diciembre de 1916, esta vez Francisco Villa al frente del Ejército Reconstructor Nacional.

Es por esto que creo que Torreón no debería ser conocida como “la ciudad de los grandes esfuerzos” sino debería ser llamada “la ciudad de las Grandes Batallas de la Revolución”.En los últimos años los historiadores, como Pedro Salmerón en primer lugar, han empezado a llamar a la lucha armada de 1914 como La Batalla de La Laguna, para diferenciarla de las otras. Además, que en esta batalla se libraron combates en varias partes de la región como Bermejillo, Sacramento, Gómez Palacio, Lerdo, Torreón y San Pedro de las Colonias.

Entre el ejército revolucionario y los federales sumaban más de 20 mil hombres, tuvieron del 16 de marzo al 12 de abril varios combates que terminaron con la derrota total de los huertistas en San Pedro de las Colonias, ya que ni en Gómez Palacio y Torreón pudieron ser derrotados, simplemente los hombres del general Velasco se reagruparon con los refuerzos federales.

El 16 de marzo Villa salió de Chihuahua con un contingente de 8,500 hombres, 29 cañones, municiones, ametralladoras y provisiones en 15 trenes, uno de los trenes servía de hospital. Mientras Tomás Urbina de Nieves, de Durango salió rumbo a Mapimí para apoyar a Villa. Calixto Contreras, Severino Ceniceros quienes se encontraban en Pedriceña, Durango con cerca de 2,500 hombres, llegaron a La Laguna hasta el día 26 de marzo.El 20 de marzo de 1914, desde Bermejillo, Durango los generales Francisco Villa y Felipe Ángeles pidieron por teléfono la rendición de la plaza de Torreón al general Refugio Velasco, quien se negó a claudicar.Luis Aguirre Benavides ataca la estación de Sacramento, para impedir que llegaran refuerzos federales.

El día 22, comienza el ataque a Gómez Palacio, se libraron intensos combates para capturar el Cerro de La Pila, pero sin éxito. Al día siguiente Maclovio Herrera toma la ciudad de Lerdo. Después de varios días de lucha el 26 de marzo los federales se retiran a la ciudad de Torreón. Entonces Villa pide por escrito nuevamente la rendición de la plaza de Torreón, que también es rechazada, mientras las tropas incineran los cadáveres. El día 28 comienzan los villistas a atacar a Torreón.

Después de varios días de lucha y ante la falta de municiones, las fuerzas federales deciden evacuar la plaza aprovechando una gran tolvanera, se dirigieron a Viesca donde permanecieron el tiempo necesario para que Benjamín Argumedo consiguiera la municiones.

Posteriormente el general Velasco y sus hombres se dirigieron a San Pedro de las Colonias para reunirse con los refuerzos federales e intentar retomar la plaza. Finalmente, el 12 de abril la División del Norte derrotó a los federales que huyen en desorden después de haber incendiado la ciudad de San Pedro, después de haber sufrido enormes baja entre muertos y heridos.

Es interesante recordar que por lo menos diez camarógrafos norteamericanos de la Mutual Film Corp. filmaron la Batalla de Torreón. Francisco Villa había recibido 500 dólares en oro al mes para filmar las batallas de la División del Norte.

Durante las operaciones militares de la División del Norte contra Torreón y la región de La Laguna, del 22 de marzo al 2 de abril, los pilotos Edwin Charles Parsons y Jefferson De Villa realizaron misiones de patrullaje y bombardeo sobre las posiciones defensivas de los federales.

Los dos aviadores se turnaban el puesto de piloto: mientras uno piloteaba misiones de patrullaje, el otro descansaba en el campamento, siendo esta la primera vez que fue bombardeada la ciudad de Torreón.

Aquí se dio el controvertido episodio de la expulsión de ciudadanos españoles, Francisco Villa había decretado en Chihuahua el 9 de diciembre de 1913 la expulsión de los españoles de los territorios dominados por la División del Norte (Torreón estaba en mano de los federales en esa fecha) y posteriormente el 4 de febrero de 1914, Villa amenazó con fusilar a los españoles residentes en Torreón por haberse aliado a las fuerzas federales, esperando que ellos salgan del país antes que él llegue a La Laguna.

A pesar de estas amenazas el 3 de abril Villa solamente ordenó la expulsión de los españoles, esta decisión fue plenamente respaldada por el Primer Jefe Constitucionalista Venustiano Carranza.

Tres meses después el Centauro del Norte da marcha atrás a su política contra los iberos y decretó que los españoles que tuvieran plena conciencia de no haber apoyado al gobierno huertista podrían regresar al país con plenas garantías.

Después de la Toma de Torreón los villistas lograron un botín que consistía en varios cañones y ametralladoras, algunos miles de cartuchos, más de 2,000 granadas de fabricación extranjera, muchos carros cargados con mercancías; y sobre todo cerca de 125 mil pacas de algodón.

Las bajas de los federales fueron más de mil muertos, 2,200 heridos, 1,500 desertores y 300 prisioneros. Los villistas por su parte solamente tuvieron 550 muertos y 1,150 heridos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.