• Regístrate
Estás leyendo: Ciudades “sin chiste” y gasolinazo
Comparte esta noticia
Miércoles , 18.07.2018 / 10:38 Hoy

Intimidades colectivas

Ciudades “sin chiste” y gasolinazo

Edgar Salinas Uribe

Publicidad
Publicidad

El pasado periodo vacacional me permitió corroborar, con desagrado, la monotonía edificadora de las nuevas zonas de desarrollo habitacional y comercial en ciudades mexicanas.

Una fórmula parece extendida en todas generando una sensación de aburrimiento en el paisaje urbano. O de ausencia creativa en los urbanistas. O de prisa inversionista.

Las nuevas zonas de las ciudades mexicanas tendrán un centro comercial como eje del crecimiento. Éstos, a su vez, tendrán espacios para dos tiendas departamentales en los extremos y al centro las salas de cine.

Luego habrá cotos habitacionales de alto costo, preferentemente en torno a un campo de golf. En los nuevos desarrollos no deben faltar torres de departamentos; un hospital privado famoso, y corredores comerciales para ubicar franquicias (las mismas) de rigor: las de café, restaurantes y hoteles. Dos o tres campus de universidades privadas, y sendos colegios, completarán el equipamiento.

En el segundo círculo del nuevo mismo paisaje para todas, estarán los cotos habitacionales medios. Todos con bardas perimetrales y casetas de acceso. Las casas, en estos cotos, se respirarán a la nuca y compartirán ruidos y comentarios en voz alta.

Preferentemente el transporte público no deberá irrumpir en el paisaje. Aunque se acerquen a la zona por alguna avenida principal. A los moradores, el término taxi resultará menos familiar que el de Uber.

Mientras veía este paisaje, una y otra vez, por ciudades de Querétaro, Michoacán, Jalisco, Aguascalientes y Zacatecas, ocurrió que comencé a ver gasolineras cerradas. Despachadores a quienes la situación parecía extrañarles, pero preferían hablar de sus uniformes o de futbol.

Uno de ellos me dijo que venderían gasolina roja hasta que subiera el precio, el día primero. Lo consideré una respuesta graciosa dada la sinceridad empleada.

Luego presencié toma de carreteras y casetas de cobro, con kilométricas filas de camiones; y vi movilizaciones contra el incremento en las gasolinas.

La indignación, como el nuevo paisaje urbanístico, también se repitió en todo el camino de regreso. México hoy.


twtter.com/letrasalaire

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.