• Regístrate
Estás leyendo: Canta una canción
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 05:27 Hoy

Esto sí es música

Canta una canción

Eddie Gonmar

Publicidad
Publicidad

Dicen que las tragedias sacan lo mejor, y lo peor, del ser humano. Lo menciono, a colación de un video del primer día del sismo: el canto de “Cielito Lindo” mientras sociedad civil junto con las corporaciones de beneficencia removían los escombros para ayudar a los atrapados en un edificio.

Vino a mi memoria la canción “Sing” de Carpenters; tal vez la primera balada en inglés que escuché en mi vida, en un entorno amoroso con abuelos maternos, en la radio que se escuchaba en el cuarto de un hotel en Reynosa.

Originalmente, Joe Raposo la escribió en 1971 para el programa Plaza Sésamo norteamericano; Barbra Streisand la grabó al año siguiente y tuvo un hit menor. No fue sino hasta que Karen y Richard Carpenter la escucharon en 1973 cuando fueron de invitados al programa de Robert Young y se manifestaron a favor de grabarla, con la ayuda del coro de niños de Jimmy Joyce.

En 1974, en su gira por Japón, grabaron su primer álbum en vivo desde Osaka, donde incluyeron la pieza con el coro infantil de Kyoto; solo se vendió en el mercado japonés en 1975.

En 1991, en la caja de CDs denominada “From The Top” se editó una versión en Spanglish, “Canta/Sing”. Julie Andrews, Perry Como, Shirley Bassey, Fred Astaire, Ginger Rogers, Sammy Davis Jr., The Dixie Chicks, son varios de los artistas que la han grabado, sin incluir las diversas versiones interpretadas en la emisión infantil norteamericana.

“Canta, canta una canción, canta fuerte, canta alto, canta de cosas buenas no malas, canta de felicidad y no de tristeza, cántala tan simple que dure toda tu vida; no te preocupes si no es tan buena para que otros la escuchen, solo canta, canta una canción” es la traducción general de la letra. Conózcala.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.