• Regístrate
Estás leyendo: "Por ahí te andan buscando"
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 23:20 Hoy

Sin rodeos

"Por ahí te andan buscando"

Diego Fernández de Cevallos

Publicidad
Publicidad

A mitad del siglo pasado asoló Querétaro un funcionario de nivel medio, pero violento. Sus constantes fechorías acrecentaban su fama de atrabiliario. Agredía al que fuera, se hacía de lo ajeno sin miramientos y no requería de la voluntad de las mujeres para hacer en ellas la propia (te hablan Trump).

Pues una noche lluviosa en la carretera Panamericana, por el poblado El Colorado, el susodicho estaba al frente de un operativo sanitario contra la fiebre aftosa, mortal para el ganado. Detenían a los vehículos, se les hacía pasar sobre desinfectantes y se les permitía continuar.

En esas estaba —sin debida precaución, pero con natural arrogancia— cuando la fuerte lluvia, la poca visibilidad y los malos frenos de un viejo camión lo pusieron por vía rápida a disposición de San Pedro.

En la población no hubo duelo, sino descanso. Un periódico informó lo sucedido y destacó el comentario de un personaje cercano a mí, quien se concretó a decir de manera lapidaria: “fue un hombre que vivió y murió del atropello”.

Nadie estamos exentos de padecer violencia, menos en estos tiempos dominados por la barbarie, pero hacer de nuestra propia vida una historia pródiga en insultos, amenazas y agresiones, a diestra y siniestra, es en sí mismo una tragedia. Y mayor será si somos depositarios de poder público.

Por eso, sin olvidar la gratitud que pueblo y gobierno mexicanos debemos tener a Donald Trump, por lograr en tan pocos días el milagro de unirnos como nación —así sea para defendernos de él— y de fortalecernos como Estado soberano para decidir nuestro destino, ojalá alguien le advierta que su fulgurante arribo a la Casa Blanca no le permite ver los precipicios que le esperan en la loca travesía que ha iniciado. Ojalá le digan a tiempo que las grandes idioteces proceden generalmente de los soberbios, no de los idiotas tradicionales; que los crímenes contra la humanidad los han producido mentes brillantes que enloquecieron; y que él necesita con urgencia atención psiquiátrica.

Su inteligencia, audacia y pragmatismo lo llevaron rápidamente a la cúspide del poder político, económico y militar, sin haberlo escalado peldaño a peldaño, por eso ahora sufre “mal de montaña”, por eso se le ve borracho de gloria desafiando al mundo como vulgar tirano. Pone a prueba la calidad humana de su pueblo y la fuerza de las instituciones yanquis, pero, sobre todo, la capacidad de defensa de personas, grupos y gobiernos de todo el mundo.

Ojalá sea un acierto del ingeniero Slim cuando dice: “TRUMP NO ES ‘TERMINATOR’, ES ‘NEGOTIATOR’ ”. Nada será, Carlos, mejor para el mundo. En cualquier situación, nosotros a lo nuestro y a él cantarle lo que a Juan Charrasqueado: “Cuídate Donald, que por ahí te andan buscando, son muchos hombres no te vayan a matar”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.