• Regístrate
Estás leyendo: ¡Otra vez la botarga!
Comparte esta noticia

Sin rodeos

¡Otra vez la botarga!

Diego Fernández de Cevallos

Publicidad
Publicidad

Según el Diccionario de la Lengua Española, BOTARGA es el que viste ridículamente en representaciones teatrales, y de esa manera se ha llamado, a sí mismo, el encapuchado subcomandante” que en 1994 declaró la “guerra” al Estado mexicano y, no obstante haber asesinado soldados, el gobierno lo protegió en la sierra y en su recorrido por el país, conocido como Zapatur. Y la ley —para oprobio de las fuerzas armadas y de la Nación— lo reconoce como “ejército”. ¡Viva México!

Y ahora que millones de mexicanos y extranjeros tratan de olvidar la idiotez con la que se entregaron, febril y ciegamente, al “cultísimo”, “carismático”, “simpático”, “inteligentísimo”, “poeta”, “literato”, “valeroso” y “sensual” narcisista, que disfrazó de mojigangas revolucionarias con rifles de palo a cientos de indígenas, se escuchó nuevamente su voz desde las montañas, con eco de caracol: ¡primera llamada!, ¡primera llamada!, el Consejo Nacional Indígena y el EZLN lanzarán en el 18 a una mujer indígena para la Presidencia de México.

¿No se advierte en ese anuncio —sin resonancia— otra burla, otra engañifa, otra manipulación obscena contra los pueblos originarios? ¿La mujer será postulada por un partido político de indios o como independiente? ¿Aparecerá en las boletas con capucha? ¿Será candidata conforme al código vigente o por los usos y costumbres de todas las comunidades indígenas del país? ¿De dónde llegará el dinero para el arduo y costoso trabajo de crear y mantener una candidatura presidencial? ¿Seguirá fluyendo del extranjero? ¿Lo reportarán y comprobarán ante las autoridades? Si el subcomediante no es indio, ¿cómo evitar que se cuele una mestiza, porque la pureza de la causa exige pureza de raza? ¿Será una mujer “del color de la tierra” o puede ser trigueñita, o colorada como la tierra de Arandas? ¿Sus promotores recorrerán el país con el calcetín en la cabeza, el rifle en la mano y la protección que en el 94 les dio la Policía Federal, por orden del gobierno? ¿El programa y el plan de trabajo serán en beneficio exclusivo de los indios o por la liberación de ellos y la unidad y grandeza de la nación? ¿La riqueza del bellísimo sureste y el humo de mariguana no estarán produciendo sueños secesionistas que, con la constante intervención de extranjeros, los lleve a gritar algún día: ¡tercera llamada! ¡tercera llamada! ¡CHIAPAS PARA LOS CHIAPANECOS INDIOS! ¡Viva la Independencia! ¡Viva la Libertad!? ¿O es un simple ardid para entregarle, en el momento adecuado, unos votos al Rayito de Esperanza, que hoy escupe sobre la noticia?

Van y vienen programas oficiales y proclamas revolucionarias, pero esos pueblos siguen agraviados en su dignidad natural y milenaria.

¡Pobres indios, eternamente sojuzgados por sus redentores!

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.