• Regístrate
Estás leyendo: Noble institución
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 00:25 Hoy

Sin rodeos

Noble institución

Diego Fernández de Cevallos

Publicidad
Publicidad

Fui invitado —y asistí— a la inauguración en el INAI de la “Semana Nacional de Transparencia 2016”.

Ahí se revisa qué hemos hecho, dónde estamos y qué debemos hacer contra la corrupción y la desigualdad. Naturalmente, el esfuerzo requiere rectitud de intención, talento y capacidad técnica, valor y perseverancia, virtudes de la que da cotidiano testimonio esa institución integrada —según he sabido— por mayoría de mujeres.

Sin embargo, la tarea de limpiar la vida de México tendrá éxito si las instituciones tienen el acompañamiento de la sociedad. Nadie debe excluirse y ninguno debe ser excluido.

Es idiota confiar el destino de la Nación a un caudillo, a un iluminado; es irresponsable dejarlo en manos de un grupo o partido.

La referida inauguración mereció la mayor importancia para los tres Poderes de la Unión y los gobiernos de los estados. Por primera vez la presidieron el Ejecutivo federal, los presidentes de la Suprema Corte, las Cámaras del Congreso de la Unión y la gobernadora de Sonora en representación de los gobiernos de los estados, debiendo destacarse algo no menos significativo: también presidieron el acto los secretarios de la Defensa y de la Marina, refrendando así la lealtad y la entrega a México de las fuerzas armadas que ellos representan.

Fueron anfitriones los siete comisionados del INAI, órgano que merece el mayor reconocimiento por su probada honestidad y eficacia. El México actual es inconcebible sin la difícil, trascendente y a veces incomprendida tarea que esa institución realiza en pro de la transparencia del quehacer gubernamental y del derecho de los ciudadanos a conocer la conducta de sus mandatarios.

Ojalá cale hondo en nuestros dirigentes el mensaje de la comisionada presidente, Ximena Puente de la Mora. Bastan algunos de sus pronunciamientos para constatar la importancia de la tarea que está por delante:

“Los políticos, los servidores públicos debemos ser conscientes de que estamos y estaremos siempre expuestos al escrutinio público y, sobre todo, saber corregir; la transparencia es un corrector: un corrector de instituciones, de errores, de desviaciones, de malas prácticas y de vicios”.

“Como sociedad, como país, debemos entender el momento que vivimos y debemos advertir lo que estamos construyendo, lo que estamos haciendo bien y lo que debemos preservar y fortalecer”.

“La transparencia es un hecho irreversible y parte esencial del ejercicio de nuestra democracia”.

“Nadie queda a salvo. Todos, unos más, otros menos, nos veremos expuestos con la transparencia, pero debemos entender que ella es un instrumento honesto, valioso y justo de la ciudadanía, del ejercicio de los derechos, de la libertad y de la justicia”.

Ese es el punto de partida para salvar el destino nacional.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.