• Regístrate
Estás leyendo: Los juguetes de Tartufo
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 07:13 Hoy

Sin rodeos

Los juguetes de Tartufo

Diego Fernández de Cevallos

Publicidad
Publicidad

Hay que hablar fuerte y claro, aunque el golpe nos llegue a la mala. El silencio sumiso también es corrupción.

FRANCIA, 1664:

TARTUFO, personaje de Molière, fue mediocre, impostor, ladino y estafador; por eso la Real Academia Española lo admitió como adjetivo para calificar a la persona hipócrita y falsa.

MÉXICO, 2018:

Nuestro personaje afirma reiteradamente: “Contra la ley nada, por encima de la ley nadie”, pero omite decirnos: “La ley soy yo”.

Con 30 millones de votos se apropió del “pueblo bueno” y del Congreso Federal; con esos juguetes —y otros cotos de poder— hará de las suyas por tiempo indefinido y dispondrá del presupuesto nacional y el destino de millones de mexicanos. ¿Habrá instituciones que lo sometan?

A días de su coronación “el pueblo bueno y sabio” coincidió, “valiente y certero,” con la decisión que él previamente tomó: cancelar la obra en Texcoco, con enorme costo al erario y causando al país un perjuicio incalculable. Sin estudios ni proyectos, iniciará su capricho en Sta. Lucía. Simulando una consulta decidió por sí y ante sí lo que le aconsejó su incapacitante enfermedad de poder.

Procede recordar que no es reciente la mala calidad del Congreso mexicano: la ignorancia, la sumisión, la deshonestidad y la haraganería han medrado de él. A cargo de minorías provenientes de los partidos políticos ha estado siempre el trabajo valioso. Ahora, de nuevo y como antaño, las cámaras están bajo el dominio del viejo PRI: Morena y adláteres. Impúdicos y vociferantes nos dicen que es “un honor” seguir y servir a López Obrador. Los nuevos “soldados del presidente” surgieron de tómbolas, rifas y “votaciones a mano alzada”, todas a contentillo del patrón. Su comportamiento en la transformación de cuarta no sorprende.

Se juntó, pues, la ronda con el pitero. Ella, sumisa; él, altanero y socarrón; ambos tramposos.

Entre muchos casos, va este: primer acto, Morena anunció que suprimirá las comisiones bancarias; segundo acto, su patrón dijo que detendrá la iniciativa; tercer acto, el líder del Senado se “rebela” y presume la “independencia” del Poder Legislativo. ¿Qué sigue? La misma treta: en el caso Texcoco, nuestro personaje se cubrió con el “pueblo bueno y sabio”, y ahora, ante los banqueros, el Congreso es su marioneta. Bajará las comisiones.

Otro ejemplo de ignorancia: presentaron iniciativa de ley sobre Extinción de Dominio para modificar la existente. Es todo un bodrio. Basta advertir que a esa acción (que permite al Estado apropiarse de bienes producto de delito, aunque aparezcan a nombre de terceros) la quieren IMPRESCRIPTIBLE. ¡Aberración absoluta que prescriba la acción penal contra los delincuentes y quede para siempre la acción civil contra terceros!

¡Enormes desafíos! principalmente para los sensatos que están próximos al personaje.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.