• Regístrate
Estás leyendo: Los ilusos terminan siempre desilusionados
Comparte esta noticia

Sin rodeos

Los ilusos terminan siempre desilusionados

Diego Fernández de Cevallos

Publicidad
Publicidad

Dejando para otro momento lo que en materia electoral debemos corregir, todos coincidimos en que el gran ganador de los comicios fue López Obrador, y también ganará México si deja atrás la forma insuficiente e indebida de ejercer el poder.

Lo cierto es que el triunfo del tabasqueño —y, por coletazo, de Morena— se ha calificado de inobjetable, contundente, absoluto, legal, legítimo y lo que usted le agregue.

Ahora corresponde que todos los mexicanos superemos los agravios y logremos el mayor consenso para apoyar a la nueva administración en el desafío que tiene frente a las grandes tragedias nacionales, desafío que también es de los gobernados.

Ello requiere de auténtica concordia, lo que no implica claudicar, negar ideales, renunciar a nuestros derechos y libertades asumiendo un comportamiento ovejuno.

Por el contrario, debemos tener una actitud crítica que nos permita apoyar o repudiar las acciones de las autoridades —federales, estatales y municipales— sometidos únicamente a los dictados de nuestra conciencia, alimentada por la información, la razón y la buena fe.

Solamente espíritus pequeños, dominados por la mezquindad, pueden darse a las venganzas, adoptar actitudes lacayunas o ayunos de argumentos sabotear los esfuerzos gubernamentales.

Precisado lo anterior, señalo tres realidades preocupantes:

1ª) La mayoría de los votantes, con enojo, impotencia y frustración, decidió cobrarle a la democracia sus magros resultados y aprovechando su derecho al sufragio entregó la Presidencia de México a un caudillo, no a un demócrata, no a un hombre de Estado. Si éste cambia al ejercer el poder, deberá reconocérsele, pero su pasado lo define como autócrata. Por eso se resiste a la creación de una Fiscalía General de la República autónoma e independiente; quiere únicamente cambio de siglas: PGR por PejeR.

2ª) Morena es solo un MOVIMIENTO, conformado por una masa informe que piensa y decide con el cerebro de su líder. Si intentara convertirse en partido político sería contra natura; sería morir.

3ª) El éxito del nuevo gobierno dependerá, en buena medida, de que tenga contrapesos eficaces en los partidos políticos, el Congreso, las fiscalías, el Poder Judicial, y en las organizaciones sociales intermedias.

Limpiar y fortalecer a tales componentes básicos de la democracia es requisito fundamental para que ésta no nos siga quedando a deber.

Tiene razón el ministro de la Suprema Corte José Ramón Cosío al decir que “Viene lo más difícil: reparar con buena política los agravios y las rencillas, para encontrar causa común. Victoriosos y derrotados deben detener la lucha. El bono democrático no puede ejercerse para venganzas, frivolidades y pobrezas semejantes. Se votó por el cambio. Que lo haya con instituciones, razones y libertades”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.