• Regístrate
Estás leyendo: Bien por el llamado a la esperanza
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 19:42 Hoy

Sin rodeos

Bien por el llamado a la esperanza

Diego Fernández de Cevallos

Publicidad
Publicidad

Con la brevedad de este espacio comentaré los primeros discursos del presidente:

1) Nada nuevo, salvo ya no injurió a las Fuerzas Armadas, ahora las colmó de merecidos reconocimientos y fue zalamero con ellas.

2) Resultó una ofensa a la verdad y a la inteligencia de los mexicanos agradecer en el Congreso al ex presidente Peña Nieto el no haber intervenido en el pasado proceso electoral. Es del dominio público y consta en documentos oficiales el uso y abuso, INMORAL y CRIMINAL, de la PGR para eliminar al candidato Ricardo Anaya, pretendiendo hacer competitivo al priista y dejando el campo libre al hoy Presidente. Ese agravio a la democracia quedará bajo su responsabilidad.

3) Al margen de lo anterior, me gustaron, en lo sustancial, ambas alocuciones. Dejó claros sus propósitos de combatir la pobreza y de hacer valer el estado de derecho. Su contradicción estriba en decir que “a partir del 1º de diciembre se acabó la corrupción” y que seguirá combatiéndola. Ningún lugar de la Tierra ha logrado eliminarla, solo se puede reducir luchando contra la impunidad.

4) Ambos discursos fueron buenos en cuanto dejó atrás esos largos espacios de silencio, esos vacíos de tiempos entre frases y palabras que hacían insoportables sus proclamas, y que, simulando dislexia, evidenciaban su marrullería.

5) Presentó propuestas de gobierno y de país muy ambiciosas, independientemente de que sean o no realizables en su totalidad. Mal haría en ofrecer paliativos ante una realidad tan dolorosa. El que con poco se conforma poco merece y poco alcanza. El problema es su voluntarismo patológico: dice qué, pero no cómo, con qué y con quiénes.

6) Me gustó el acompañamiento sereno, discreto y alegre de su esposa, y la afirmación del Presidente de que responderá solo por su hijo menor de edad.

7) Importante el ritual de “purificación” y la entrega del bastón de mando que recibió de los pueblos indígenas. Purificado o no, con dejarles mejor futuro a esos 10 millones de mexicanos habrá valido su llegada a la Presidencia.

8) Lo que está por verse es cómo “purificará” a la caterva de bribones, llegados a él y en los que tendrá que soportar sus acciones de gobierno y su inmaculada concepción. Él los conoce y ellos lo conocen. Ambos se saben de sus limitaciones, corrupciones, ambiciones y mentiras. Son pocos los probadamente honestos y capaces.

9) También veremos lo que resulte de la evitable y desigual confrontación entre la soberbia del gobierno y la soberbia de “los mercados”. El “me canso ganso” no es más que bravuconada de arrabal.

Ojalá atienda, ya, su seguridad personal, familiar y de su equipo. Es cuestión de Estado no de baladronadas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.