• Regístrate
Estás leyendo: Víctimas de la impaciencia
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 00:59 Hoy

Sin titubeos

Víctimas de la impaciencia

Diana Mancilla

Publicidad
Publicidad

La semana pasada se dio a conocer que la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación determinó que la renovación de la dirigencia estatal del PAN en el Estado de México debe realizarse hasta después de los comicios para gobernador, programados para junio del año próximo.

El anuncio cayó como balde de agua helada pues, de hecho, ya estaban en plena campaña para ese cargo dos figuras (Víctor hugo Sondón y Óscar García), respaldadas por los grupos respectivos que de un tiempo a la fecha han dirimido más sus querellas en los tribunales e instancias de partido, que mediante la herramienta que, en teoría, deberían dominar: la política. Esa vía para el diálogo y el entendimiento, así como para establecer acuerdos de provecho mutuo.

La resolución de la instancia judicial sacó del clóset a los viejos fantasmas, enemigos de Acción Nacional: el gobierno del Estado de México (al que culpan siempre de sus desgracias) y a sus operadores políticos y, un poco más realistas, algunos responsabilizan al "fuego amigo", metáfora con la cual se señala hacia adentro, hacia compañeros de colores, pero sin mencionar nombres ni apellidos.

Después de los resultados de los pasados comicios que lo llevaron a ganar una buena cantidad de gubernaturas (que pusieron a Ricardo Anaya Cortés a la cabeza como presidenciable del blanquiazul) solo o en alianza con el PRD, se esperaría que el panismo mexiquense mostrara cierta disposición a treparse en la ola y aprovechar el viento que lo ha venido favoreciendo.

Pero no. Por increíble que parezca, la decisión de un órgano federal volvió a remover los escombros de sentimientos escondidos, ventilándose nuevamente una reyerta sin fin, donde lo más interesante es enfocarse a ver qué nueva estrategia, legal o extra legal, permite deshacerse del de enfrente que, por supuesto, no está manco y va a echar mano, como ha sucedido, de las herramientas a su alcance para no ser exterminado.

No es raro que muchos panistas digan que es más fácil alcanzar acuerdos con sus adversarios políticos que con sus mismos compañeros. La "camaradería castrense", esa que proclamaron los padres fundadores del PAN, se volvió "fuego amigo", en el sentido más agresivo y peyorativo de la expresión, y aquella es más fácil con la oposición que con los de casa. Es extraño, pero así es.

La virtud de la paciencia que caracterizó el PAN durante décadas, incluso en condiciones de competencia electoral más complicadas que las actuales, se transformó en impaciencia.

Es casi seguro que Acción Nacional no vaya en alianza a la elección de gobernador. Los mensajes del perredismo mexiquense son más que obvios. De modo que a estas alturas los grupos antagónicos tendrían que asumir que van a ir solos y su alma, tal vez con un tibio acompañante, pero que partidos no van lograr nada. Ojalá se den una tregua y no sean víctimas, otra vez, de su impaciencia.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.