• Regístrate
Estás leyendo: Una biografía pragmática
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 12:28 Hoy

Sin titubeos

Una biografía pragmática

Diana Mancilla

Publicidad
Publicidad

El domingo murió Rubén Mendoza Ayala, ex diputado federal, ex alcalde de Tlalnepantla y ex candidato a gobernador (2005), todo por el PAN. Un infarto lo sorprendió en Playa del Carmen, en Quintana Roo. Con 55 años, egresado de la facultad de derecho de la ahora Facultad de Estudios Superiores Acatlán de la UNAM, fue una figura con la que se podía estar de acuerdo o no, pero a la que era y es imposible ignorar.

Una forzada definición lo ubicaría entre los políticos practicantes de un pragmatismo extremo, que lo mismo emprendía campañas contra un personaje que luego se colocaba a su lado para impulsarlo.

Así fue, por ejemplo, su relación con otro ex edil de Tlalnepantla, Arturo Ugalde Meneses, a cuya candidatura por el PRI primero se opuso (1994), aliándose con el PAN para "derrotarlo" vía Ruth Olvera (1996); luego Rubén apoyó a Ugalde (2009) para vencer al PAN o, mejor dicho, al candidato presuntamente impuesto por Ulises Ramírez, uno de sus discípulos, del cual se dice que terminó superándolo en todo, incluso contribuyendo a su pronta salida del blanquiazul.

Debido a ello, Mendoza Ayala abanderó al PRD (2012) para Tlalnepantla, igual Ruth Olvera, de quien se cuenta que fue quien le facilitó el camino a Rubén dentro del PAN, incluso consiguió que el considerado como último filósofo del albiazul, Carlos Castillo Peraza, firmara como aval para que ingresara al partido.

Hombre de claroscuros, Mendoza Ayala intentó siempre mostrar que no tenía enemigos políticos, sino adversarios. Y que era posible practicar el "arte de lo posible", por más surrealista que pareciera.

Hace tiempo una persona cercana al episodio me comentó:

"Mientras a la arrogancia no le alcanzaba el tiempo para honrarse a sí misma, esperando un alud de adhesiones en su oficina, Mendoza Ayala parecía poner pausa al reloj y pedía a militantes y líderes al interior del PAN, en persona o por teléfono, reunirse con ellos donde quisieran para venderles su candidatura. Y lo hacía. Por eso ganó la contienda interna para candidato a gobernador en 2005, y por eso también ganó esa nominación en los tribunales. Aunque él se asumió como 'feo', porque agraciado no era, aquí se cumplió aquello de que trabajo mata carita, mostró oficio político. Lo que se dio en la campaña para la gubernatura fue pragmatismo puro, disfrazado de un desastre, motivo de otro capítulo...".

Hecho en el PRI, pero Rubén fue figura relevante en un tiempo en el que el PAN en la entidad fue una real oposición, con propuesta y ataque, colocado en la palestra.

Una gran diferencia con el panismo de los últimos años, donde puede verse que el trato es más de enemigos que de adversarios, y que no salen de una cuando ya están en otra, con sus breves periodos de tregua, sin considerar que el "arte de lo posible" es práctica cotidiana.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.