• Regístrate
Estás leyendo: ¿Un mejor segundo tiempo?
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 05:19 Hoy

Sin titubeos

¿Un mejor segundo tiempo?

Diana Mancilla

Publicidad
Publicidad

Todo mundo sabe que, igual que en la guerra, en una contienda electoral lo primero en morir es la verdad. Y no es que se trate de cada proceso sea un torneo de mentiras. No. La razón de ello es que poco o nada de lo que se dice tiene sustento por la sencilla razón de que lo que prevalece es la oferta, es decir, son promesas de algo que se va a hacer, acciones sobre problemas que supuestamente se van a solucionar.

Sin embargo, a estas alturas de las actividades proselitistas en el Estado de México las cosas no se distinguen ni por la abundancia ni por la calidad de las mismas.

En forma saludable, cada una de ellas no solo ha sido contrastada o combatida por los protagonistas principales, sino que han involucrado a distintas voces de distintos ámbitos sociales, ofreciendo su punto de vista.

Dirigentes nacionales, estatales, candidatos, actores políticos en funciones de gobierno, velada o abiertamente apoyando a sus partidarios en los tiempos que disponen fuera de su encomienda en el gobierno o como funcionaros, líderes sociales, etc., casi todos han estado presentes de una u otra manera en estos comicios.

Bien valdría la pena que se hiciera un esfuerzo por no enturbiar más las aguas de lo que ya están y, dicho en términos futboleros, ofrecer un segundo tiempo que permita involucrar de manera más amplia a los espectadores, haciendo más atractivo el juego.

Las zancadillas, las "entradas asesinas", "la guadaña" y demás vale en todos los partidos, pero al final lo que se impone es el gol y por el momento los jugadores han estado chatos, sin olfato rompe-redes, faltos de puntería en el área contraria.

El segundo debate, que al parecer será el último, debe ser una oportunidad para que los más de 11 millones de electores cuenten con elementos que orienten su voto.

Ojalá se aprovechen ese y otros espacios para animarlos, y sobre todo, es de esperar que los candidatos hagan ver que esto es parte del juego democrático y que a pesar de las diferencias, marcadas incluso con situaciones fuertes, no debe ir más allá de la suma de votos para cada cual y que al final alguno va a resultar ganador.

Los que pierdan podrán recurrir a los tribunales si consideran que se presentó alguna anomalía, si cuentan con elementos para ello desde luego. No es lo mejor que una contienda electoral que debió dirimirse en las urnas termine en un tribunal, pero se cuenta hasta con esas instancias para evitar otro tipo de expresiones.

Los abanderados, sus dirigentes y militantes, tienen una gran responsabilidad en esto y es de esperarse que la asuman. Por su bien y por el de todos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.