• Regístrate
Estás leyendo: Sergio Mendiola
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 14:51 Hoy

Sin titubeos

Sergio Mendiola

Diana Mancilla

Publicidad
Publicidad

Todo mundo se da más o menos una idea de cuándo se iniciaron las luchas fratricidas al interior del PAN en el Estado de México, pero pocos saben cuándo van a terminar o, cuando menos, a bajar de intensidad y darle un respiro a la vida interna de éste.

En un episodio más, las baterías se han enderezado contra el coordinador del grupo parlamentario en el Congreso local, Sergio Mendiola Sánchez, a quien el "fuego amigo", frase acuñada por Diego Fernández de Cevallos que apunta la insidia y el golpeteo al interior, lo ha traído en el blanco.

Muchos se han preguntado por qué el dirigente estatal, Óscar Sánchez Juárez, conforme a los estatutos, no designó a Anuar Roberto Azar Figueroa o a Raymundo Garza Vilchis o a otros de los once legisladores, sino precisamente a uno de sus ex colaboradores.

Ese es el sambenito que carga Mendiola Sánchez, por cierto ex coordinador estatal de regidores del PAN en la entidad, al que no le ven estatura para una tarea como esa porque, además, apenas está en vía de concluir sus estudios profesionales y por ello le cargan toda clase de etiquetas que aquí no voy a reproducir porque, como es obvio, el "fuego amigo" permite el anonimato y el golpe clandestino y eso carece de valor.

Lo dije en otra columna y es una opinión que comparten dirigentes de varios sectores: "lo tarugo no lo quita ni un título de doctor", y nada de raro tiene que la cabeza de un partido haga uso de las facultades que le confieren los estatutos para proceder a designar como coordinador de la fracción parlamentaria a quien crea conveniente.

Por supuesto, Mendiola Sánchez está obligado a mostrar que, además de cercanía con su dirigente, también cuenta con la capacidad y esto debe mostrarlo en las labores administrativas y políticas que imponen su encomienda.

Los últimos coordinadores del PAN, el mismo Sánchez Juárez, tuvo que enfrentarse a sus propios compañeros, primero desde la coordinación misma y luego al calor de la disputa por la dirigencia estatal, así que no es fácil exigirle a Sergio Mendiola que haga política al interior de su bancada, integrada por siete diputados de representación proporcional y cuatro de mayoría, pues en el caso de Acción Nacional es sabido que no hay opositor más consistente que el interno, y más si hay afinidades grupales.

¿Hasta dónde van a llevar esas luchas intestinas? Los panistas saben que un partido dividido es un partido vencido. Deben proponerse seriamente darle una nueva proyección a su partido. Eso quiere Sergio Mendiola.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.