• Regístrate
Estás leyendo: “Pero qué necesidad”
Comparte esta noticia
Sábado , 21.07.2018 / 01:22 Hoy

Sin titubeos

“Pero qué necesidad”

Diana Mancilla

Publicidad
Publicidad

La frase, título de una de sus canciones ha servido para cuestionar diversos episodios tanto de la vida privada de cada cual, como del ambiente público: "Pero qué necesidad". La amonestación, suave pero firme, es una invitación a corregir alguna situación que no tenía razón de ser.

De alguna manera muy pocos no habremos sido artistas e intérpretes involuntarios de sus letras. Pero esa es sólo una entre muchas que dejó, acompañada con su música en diversos géneros, desde la balada romántica, pasando por el mariachi, banda, norteño y, la última, hasta un cover de la balada roquera de Creedence Clearwater Revival "Have you ever seen the raín?, un clásico de los liderados por John Fogerty que tiene millones de visitas en redes sociales. El "Divo de Juárez" es el "Divo".

La muerte del michoacano Alberto Aguilera Valadez, mejor conocido por el público como Juan Gabriel o, más afectivamente, como "Juanga", es sin duda un acontecimiento que ha trascendido fronteras. Su influencia musical en los últimos 40 años no pasa inadvertida para nadie, con cerca de 1,800 canciones.

La catarata de menciones en redes sociales con las condolencias de personajes de la política, del ámbito deportivo, económico; de estrellas de la farándula en diversas partes del mundo, de los titulares y espacios en periódicos nacionales y extranjeros, todo eso habla de la estatura de su figura.

Las autoridades federales, vía Secretaria de Cultura le han abierto las puertas para un homenaje en el Palacio de Bellas Artes, lo que dependerá de su familia, según se ha dicho. No podía ser menos para un personaje que destaca entre los verdaderamente grandes que ha dado nuestro país, llevando lo mismo alegrías que consuelo, frases y estribillos para el sentimiento humano. Un artista en el más amplio concepto del término, sensible y que desbordó talento.

Les creo a algunos amigos cuando aseguran que fueron ellos los que terminaron cansados después de maratónicos conciertos de "Juanga", que llegaron a durar hasta cinco horas. Lo único que le faltó fue montar un espectáculo en las pirámides de Teotihuacán, hasta una visita hizo al lugar, pero finalmente no se dio.

"Pero qué necesidad", es lo que deben preguntarse en el PAN del Estado de México ahora que ya eligieron a su nuevo dirigente estatal, Víctor Hugo Sondón Saavedra.

Esto por las divisiones que parecen no tener fin y que vienen arrastrando desde hace varios años. ¿Es necesario que continúe la pendiente descendiente como hasta ahora, con pleitos, litigios y actos de revancha?

Eso le podrá convenir a sus adversarios políticos, que tendrían más espacios de maniobra, pero quien pierde aquí, además de los panistas, es la misma democracia, pues ¿qué sentido tiene el concurso de fuerzas partidistas débiles que sólo estén para hacer bola?

Los nuevos dirigentes deben operar rápido y dejar atrás el perfil faccioso que ha caracterizado a ese partido político. Ojalá así sea.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.