• Regístrate
Estás leyendo: Drogas: pavimentar el camino
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 07:00 Hoy

Sin titubeos

Drogas: pavimentar el camino

Diana Mancilla

Publicidad
Publicidad

La reciente Cumbre Mundial Sobre las Drogas no dejó muchas certezas sobre las acciones que, de manera multilateral, ejecutarán las naciones en su conjunto para combatir el problema. Cada país podría hacerlo a su manera, pero si no cuenta con un amplio consenso, difícilmente las políticas locales podrán tener éxito pues quedan expuestas a ser nulificadas por agentes externos.

Lo vemos aquí, en nuestro país, que tiene a un lado al mercado de consumidores más grande del mundo.

Lo cierto es que, como se dijo en ese foro, muchas naciones no están preparadas para dejar atrás medidas represivas de un día para otro, aunque tarde o temprano tendrán que aterrizar acuerdos para un combate sustentado más en la procuración de la salud que en la criminalización, ese juego de policías y bandidos que ha significado un gran negocio para los traficantes y muchos sectores sociales, y hasta oficiales, en los últimos casi 50 años.

Todos los mexicanos, de una u otra forma, hemos pagados altos costos, tanto humanos como de derroche de recursos públicos, en una lucha donde lo que se ha terminado imponiendo es la violencia sangrienta, con una suma escandalosa de cadáveres. Eso no puede seguir.

Siempre he dejado claro que no soy partidaria del consumo de ningún estupefaciente ya que, sin duda, generan problemas de salud, según el tipo y cantidad de ingesta.

Pero también he expuesto varias razones para dejar a un lado una etapa prohibicionista que, como lo prueban la historia y los hechos, solo conduce a la violencia y a la corrupción en todas las esferas, tanto públicas como privadas y, ni qué decir, la del ámbito social.

Lo que es un hecho es que se está abriendo el camino para que, más que políticas prohibicionistas, imperen enfoques encaminados a procurar la salud de las personas antes que encarcelarlas, y a permitir, con sus adecuadas restricciones, la producción y la venta de algunos estupefacientes, quitando así el monopolio a los narcotraficantes y reduciendo su margen de acción.

Es conveniente aclarar que no se trata nada más de abrir de puertas del negocio; no es cerrar una violenta y de masacres diarias para abrir otra sin proyectar prevenciones. No.

En este sentido, estoy de acuerdo en que las autoridades deben inundar de información a niños y jóvenes desde la escuela, no para alimentar su curiosidad, sino para dotarlos de las herramientas que les permitan rechazarlas a partir de un riguroso conocimiento de las mismas. La falta de información ha engendrado monstruos como el que se manifiesta en forma diaria.

Ese es el camino que desde ahora se tendría que ir pavimentando, el cual hoy está llena de desinformación y exageraciones derivadas de visiones fundamentalistas en el sentido religioso en muchas naciones; eso, antes de dar el siguiente y necesario paso: darle un tratamiento humano a un asunto humano, atendiendo sus debilidades.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.