• Regístrate
Estás leyendo: Maratón de dolor
Comparte esta noticia

Correr para crecer

Maratón de dolor

David E. León Romero

Publicidad
Publicidad

“Mi país no me envió desde 5 mil millas para que viniera a empezar el maratón, me envió desde allá para terminarlo.” John Akhwari.



Siempre he creído que el maratón produce dolor profundo, antes, durante y después de correrlo, física, mental y anímicamente. Duele durante el entrenamiento, en el que es necesario salir a correr de madrugada no importando las condiciones, lo que haya pasado un día antes y lo que pueda pasar después.

Duele durante la competencia, por la existencia de pendientes pronunciadas o el atragantamiento producido al tomar agua en vasitos. Conforme se van acumulando minutos y kilómetros, el dolor se incrementa. Molestan las plantas de los pies que con el paso del tiempo se reblandecen, las rodillas por el impacto de cada zancada y los brazos por su posición y movimiento. El aparato digestivo se queja por hambre, nauseas o por haber bebido demasiados líquidos. Los músculos se tensan y las piernas pesan cada vez más. La mente se satura de preguntas que cuestionan el porqué de estar en medio de ese sufrimiento pudiendo estar tirado en el sofá. Por ahí del kilómetro 35, independientemente del tiempo que nos haya llevado llegar a él, el dolor se aproxima a su punto más alto.

Nada más falso que la idea de que al cruzar la meta el dolor cesará. Parar el cronómetro solamente revive la esperanza de que el sufrimiento va en descenso. El ritmo de los pasos con los que hasta hace solo segundos era posible trotar, se convierten en los de un bebé de un año al que le es imposible hilar dos o tres sin el riesgo de caer. La emoción y felicidad que la medalla provoca,por momentos eclipsan el sufrimiento.

El dolor no termina ahí. Un primer recuento de daños se registra al bañarse y entre el catálogo de dolencias más comunes aparecen: rozaduras en diversas partes del cuerpo, uñas desprendidas, ampollas y dolor muscular y de articulaciones. El segundo recuento aparece a la mañana siguiente, en el que, dependiendo el desgaste sufrido, será el nivel de complicación que represente el bajarte de la cama.

Abastecimiento: Suerte a los mexicanos que serán parte del maratón de Nueva York el día de hoy.



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.