• Regístrate
Estás leyendo: Descubre la montaña
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 20:44 Hoy

Correr para crecer

Descubre la montaña

David E. León Romero

Publicidad
Publicidad

 “Hay clubes a los que no puedes pertenecer, vecindarios en los que no puedes vivir, escuelas en las que no puedes entrar, pero las carreteras siempre están abiertas para correr”
Nike

Mark comenzó a correr hace no mucho tiempo. Nació en Irlanda, pero vive en Oaxaca y se ha propuesto calificar lo antes posible al Maratón de Boston. Cuenta que quiso aprovechar una carrera en su estado para cubrir la distancia larga que para el fin de semana marcaba su entrenamiento. Lo que Mark no tenía en cuenta es que esa carrera era muy distinta a lo que él estaba acostumbrado.

La Carroñera es una carrera de montaña que se realiza en San Agustín Etla, en Oaxaca. Los corredores para cubrir la distancia de 12, 25 y 60 kilómetros, se ven obligados a realizar ascensos por estrechos y accidentados senderos boscosos. La vista hacia los valles resulta inigualable, gracias a los 3 mil 225 metros sobre el nivel del mar que se alcanzan en su punto más alto. En los abastecimientos existe la bebida de la región mundialmente reconocida, el mezcal. La ruta está marcada con algunos listones colgados de las ramas y troncos de los árboles. La velocidad en La Carroñera es cosa compleja, debido a lo accidentado del terreno.

Las carreras de montaña han cobrado gran relevancia en el país por la gran sensación de libertad que provocan en los corredores. El contacto directo con la naturaleza es uno de sus principales atractivos. En ellas se corre por largos lapsos en solitario, escuchando a la mente, en ocasiones caminando y en otras escalando. El riesgo resulta mucho mayor que correr sobre asfalto, debido a los senderos al borde del precipicio que requieren concentración y control en cada paso.

En algo que fue planeado como una distancia larga más, como las muchas que incluye un entrenamiento de maratón, Mark descubrió otra faceta en su corta carrera como corredor. El reto que la naturaleza le impuso y que sorteó de manera satisfactoria, le abrió el apetito para seguir corriendo en la montaña. El saldo incluyó rodillas sangradas, rasguños en los brazos, espinillas abolladas y el alma ensanchada del orgullo que provoca llegar hasta la cima donde pocos han llegado y volverse invencible por unos segundos.

Abastecimiento. Faltan dos semanas para el medio maratón de la Ciudad de México, ¿estás listo?

@DavidLeonRomero

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.