• Regístrate
Estás leyendo: Correr en Palenque
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 09:01 Hoy

Correr para crecer

Correr en Palenque

David E. León Romero

Publicidad
Publicidad

  “Escucha a tu cuerpo. No seas
un inquilino ciego y sordo.”

Dr. George Sheeha, cardiólogo,
corredor y filósofo

Salí del cuarto silenciosamente para no despertar a Amanda y a los niños. La humedad era asfixiante, el verde intenso de la selva y los chirridos de los insectos se escuchaban en sincronía con los trinos de los pájaros.

La carretera que conduce a las ruinas, compuesta por dos carriles pavimentados flanqueados por abrumadora vegetación, era mi lugar de entrenamiento ese día. El sudor apareció de inmediato derivado del calor y la humedad.

La ruta inicia con una pequeña pendiente ascendente, para después transcurrir plana casi hasta el final, donde comienza una nueva pendiente ascendente y pronunciada, que culmina en la puerta de la zona arqueológica.

El primer saludo lo recibí de algunas guacamayas rojas que se posaban en un frondoso árbol de mangos y picoteaban sus frutos; más adelante un par de ardillas me espiaban detrás del tronco de un árbol de caoba; después de algunos minutos un guaqueque cruzó el sendero desinhibido y poco más tarde un tlacuache corrió sorprendido al percatarse de mi presencia.

De cuando en cuando pasé por algunos riachuelos que bajan de la ladera de la montaña. Inmediatamente después de cruzar el arco que delimita el ingreso al parque nacional Palenque, los árboles ubicados en los costados de la carretera se unen en lo alto, fabricando un túnel natural extraordinario.

Al pie de la zona arquelógica se encuentra el museo de sitio Alberto Ruz Lhuillier, rodeado de enormes árboles, donde el aullido de una familia de monos saraguatos me obligó a detenerme, alcancé a contar seis posados en distintas ramas; la potencia y el ritmo del sonido era sorprendente y me hizo perder la noción del tiempo; minutos después y sin querer hacerlo, comencé a correr de nuevo, emprendiendo el ascenso hacia las ruinas.

Si el trayecto de ida fue mágico, el regreso lo fue mucho más. Llegué al cuarto y mi familia acababa de despertar; ante la pregunta de cómo me fue, no tuve palabras para explicar lo vivido. Cada vez que corro en Palenque me invade una inmensa emoción provocada por su incomparable magia y belleza.

Visita Palenque, en el bellísimo estado de Chiapas, te llevarás en el corazón una emoción inolvidable.

Abastecimiento. Te recomiendo leer el libro Reborn on the run, escrito por Catra Corbett.

@DavidLeonRomero

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.