• Regístrate
Estás leyendo: Glosa ciudadana: críticas y razones (parte 1/2)
Comparte esta noticia
Martes , 17.07.2018 / 20:58 Hoy

Columna de David Gómez Álvarez

Glosa ciudadana: críticas y razones (parte 1/2)

David Gómez Álvarez

Publicidad
Publicidad

Desde su concepción, el ejercicio de rendición social de cuentas y práctica de gobierno abierto llamado "Glosa Ciudadana" ha suscitado polémica. Ya sea por el escepticismo frente a la innovación, la desconfianza en el gobierno o el simple desconocimiento del ejercicio, lo cierto es que la Glosa Ciudadana ha generado tanto críticas como aplausos, pero sobre todo, ha llamado la atención de los medios de comunicación y de la opinión pública en general. Glosa Ciudadana recibió casi un centenar de menciones en prensa local y nacional, además de ser tendencia nacional en Twitter por varias horas.

Sin embargo, hay que reconocer que esto no es mérito de la Glosa Ciudadana per se, sino de los ciudadanos que demandan mecanismos efectivos de rendición de cuentas y mayores espacios de participación. Dicho de otra manera, la Glosa Ciudadana catalizó y canalizó el ímpetu cívico que buscaba opciones para pedirle cuentas al gobierno. El diagnóstico inicial que dio origen a la Glosa Ciudadana sigue vigente: existe un déficit creciente de rendición de cuentas en el país y, en consecuencia, eso ha provocado una crisis de representación democrática. En ese sentido, la Glosa ciudadana no es sino una respuesta a esa exigencia ciudadana: un mecanismo de intervención urgente para responder a la pérdida de confianza.

Aun si no continuara, la Glosa Ciudadana habría cumplido su razón de ser: abrir la discusión de la rendición social de cuentas en Jalisco e inaugurar un mecanismo para volver a acercar el gobierno con los ciudadanos. Pero como toda innovación, la Glosa Ciudadana también provocó reacciones: a favor o en contra. Entre las críticas más asertivas destacaría las siguientes: 1) Es cansada y se pierde la atención porque es demasiada larga. Coincido: debe acotarse su duración, al menos en la parte en la que interviene el gobernador; 2) No se profundiza en los temas ni da tiempo de abordar todos problemas del estado. Creo que debe realizarse en varios momentos y en distintas modalidades; 3) Los expertos internacionales no aportan ni conocen el contexto local. Difiero: la perspectiva internacional es obligada en un contexto globalizado y permite la comparación de Jalisco con estándares mundiales; 4) No hay representación de ciudadanos comunes y corrientes. Es cierto: habría que incorporar, por ejemplo, voces diversas y representativas de trabajadoras domésticas, amas de casa, campesinos, indígenas, minorías sexuales, jóvenes; 5) No se responden las preguntas ni existe autocrítica. Hay que diseñar una dinámica que inhiba evasivas y propicie la réplica; 6) No se da seguimiento ni tiene consecuencias. La Glosa Ciudadana es evaluada por los participantes, existe un mecanismo público de seguimiento, pero debe trabajarse más en el cumplimiento a los compromisos asumidos. Estas y otras críticas son una muestra del interés que la Glosa Ciudadana ha despertado no solo entre la comentocracia tapatía, sino entre muchos ciudadanos que han vuelto a interesarse en los asuntos públicos.

Si la Glosa Legislativa funcionara adecuadamente, la idea de una Glosa Ciudadana simplemente nunca habría prosperado. Sin embargo, el hecho de que la Glosa Ciudadana despierte tal interés no es sino el reflejo de la percepción que la sociedad tiene del Congreso: la rendición de cuentas del Ejecutivo hacia el Legislativo tiende a ser parcial y partidizada, lo cual merma su credibilidad. De ahí el éxito de la Glosa Ciudadana que ha ocupado un espacio que, lo he sostenido desde un inicio, debe ser vuelto a ocupar por el Congreso. En la siguiente parte de esta columna haré una propuesta de adecuación de la Glosa que recupere las críticas e incorpore las propuestas.

Subsecretario de Planeación y Evaluación del gobierno del estado

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.