• Regístrate
Estás leyendo: ¿Y qué será de los “desterrados”?
Comparte esta noticia
Sábado , 21.07.2018 / 22:32 Hoy

¿Y qué será de los “desterrados”?

Publicidad
Publicidad

Se sabe que en política al menos en este país, el ungido, el del poder, el mero mero, siempre que llega a un nuevo cargo, trae consigo un gran séquito de empleados, trabajadores, aviadores o como quiera usted llamarles.

De hecho, etimológicamente la palabra séquito significa “seguir a otro” y en política esto aplica como anillo al dedo, de siempre es sabido que aquel que tiene un puesto público “alto” dentro del sistema, léase en general El Presidente, Secretarios de Estado, Gobernadores, Presidentes Municipales y varios más, una vez llegados al poder, conforman con los suyos el equipo que los acompañará durante su periodo.

Este famoso equipo la mayoría de las veces no representa a los mejores perfiles para cubrir los puestos a los que llegan, pero resultan ser los “incondicionales” del “patrón”, aquellos que estarán siempre presentes 24/7 para lo que sea necesario, son los que resisten y persisten, los que permanecen cerca de aquel que está en la cima, en muchos casos aconsejándolo, apoyándolo, escoltándolo en su gestión, recibiendo también sus favores, tapando sus errores, y en el deber ser, desempeñando correctamente las funciones para las que fueron colocados, aunque en la práctica a veces esto último sea lo menos que se haga, no en todos los casos le aclaro, hay gente brillante dentro de las filas de nuestros gobiernos.

La cuestión es que cuando el político afamado termina su gestión, es probable que tenga ya amarrado algún otro puesto que lo lleve a seguir desempeñando algún cargo público y con ello, implica que su equipo cercano se vaya con él, para seguir acompañándolo en los derroteros del servicio a la patria.

Estos cambios a esos niveles son previsibles, se ven venir, se esperan pues, lo que permite que el equipo empiece a conformar su nuevo destino y se prepare para tomar posesión de lo que viene.

Por eso, con la salida “algo repentina” de Miguel Osorio de la Secretaría de Gobernación, se dio también la salida de sus cargos de todos sus principales colaboradores que llegaron precisamente por medio del exgobernador.

Don Miguelón estuvo al frente de la SEGOB casi todo el sexenio de Enrique, pero al final y con los enroques que todo mundo ya conoce, y al no verse ungido con la venia de los Pinos, es que le brinco a buscar un curul en el Senado de la República, que de conseguirlo (lo cual es casi seguro que así sea), también será sin lugar a dudas el coordinador de su fracción partidista, y ya entrado en gastos por cierto, gozará del mentadísimo fuero constitucional, lo que le permitirá al menos en el sexenio entrante, andar bien tranquilo allá por Paseo de la Reforma en la Ciudad de México.

La cosa esta es que a más de uno agarró desprevenida esta salida, además de que no contaban con la astucia de Alfonso Navarrete, que ni tardo ni perezoso llegando, llegando, luego, luego les dijo que se “cayeran” con sus renuncias a todos los del equipo de Chong.

Y es que acá entre nos lector mío, muchos de esos que se quedaron sin chamba ya se veían en “la grande”, ya se veían moviendo los hilos del país, pues creían que la posibilidad de llegar a la Presidencia por parte del exmandatario de nuestro Estado de Hidalgo era muy alta, pero al final no contaron con la astucia de Enriquito, de Videgaray y su cercanísimo amigo Meade, quien a final de cuentas fue quien se quedó con el mandado, y a título muy personal creo que “El Chino” como muchos le decían, era mejor candidato, pero en fin, ya platicaremos de cómo serán estas elecciones.

La cosa es que son más de 4 centenares de Hidalguenses los que tendrán que empezar a buscarle por donde se acomodarán, es claro que los colaboradores cercanos del exsecretario de Gobernación, el llamado “Grupo Hidalgo” mirarán junto con él ahora hacia el Congreso como su nueva zona de poder.

Pero serán los menos, todos los demás, los desterrados de Bucareli, ya veremos cómo terminan, solo espero no verlos de regreso por estas tierras y ocupando un puesto público.

La reflexión al final, es que al menos en nuestro México, seguimos viviendo en el mundo de los políticos “todólogos”, esos “súper héroes” (léalo con ironía) que son de otro planeta, y que son capaces de ocupar cualquier cargo público, cobrando grandes sueldos, enormes prebendas y entregando en varios casos resultados iguales a cero, el gobierno debe por necesidad empezar a privilegiar la eficiencia de aquellos que conforman sus filas, para que sus resultados estén a la altura de lo que exigen sus ciudadanos.

El acomodo político en este 2018 ya se está dando, así que esperemos a ver cómo acaba, que pase un excelente día.

dacc_cardenas@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.