• Regístrate
Estás leyendo: ¿Robando dinero y “educando”?
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 05:25 Hoy

Déjame te pregunto

¿Robando dinero y “educando”?

David Aarón Cárdenas

Publicidad
Publicidad

Soy Ingeniero Industrial de profesión, y me he dedicado de lleno a la capacitación y consultoría los últimos 15 años de mi vida, mi oficio es mejorar a las personas para que impacten de mejor manera en el mundo en el que vivimos.

Y no estoy hablando de cursos de “superación personal”, de encontrar a su “niño interior” y de hacer “constelaciones familiares”, temas respetados y que seguro tendrán a más de un experto en su campo trabajando arduamente con las personas que así lo quieran.

Yo me enfoco más a lo de “afuera” como dirían por ahí, a las competencias laborales que la gente necesita para elevar su productividad en un mundo que lo requiere cada día más.

Lo que hago por obviedad lo ofrezco a quien lo necesita, preparo un proyecto y me lanzo a la búsqueda de clientes para poder colocar el producto, mucho son los interesados, muchos más, simplemente no les hace sentido capacitar o desarrollar a su personal, triste es ver como aún en estos días, varios empresarios ven como un “gasto” la inversión en su gente, el activo más valioso.

Además de este tipo de dueños de empresa, también si hablamos del gobierno, me he encontrado con una variable que aparece de manera muy recurrente a la hora de ofertar los servicios que tengo, le hablo de la famosa variable del “10%”.

Pero ¿Qué es eso? No es otra cosa que dinero que piden aquellos que tienen la facultad de contratar a la empresa que les proveerá de sus servicios, así es, así de llano y simple, es una “prebenda” que piden para dejar trabajar, es, si somos duros una “extorsión”, es un descaro encubierto de la frase: “comisión por operación”, es hasta conocido que se vuelve de uso común este tipo de prácticas, desafortunadas pero reales.

Otra más desafortunada es solicitar la elaboración de “proyectos fantasmas”, llamados así porque simplemente se “simula” que se hace algo, pero al final, todo es una farsa, y el dinero cobrado es transferido de las cuentas de quien lo cobra, a los bancos de quien engaño.

Por eso, cuando leo y descubro que son varias las máximas casas de estudios en nuestro Estado, las que aparecen señaladas por la PGR a raíz de las irregularidades encontradas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF), en el desvío de recursos públicos, provenientes de la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (SEDATU), como parte de esa película llamada la “Estafa Maestra”, magistralmente dirigida en ese entonces por Rosario Robles Berlanga, no me sorprende en lo más mínimo.

Existen muchas pseudouniversidades, por que distan mucho de ser verdaderas casas de estudio, que de siempre se han prestado a estas costumbres, en donde les entregan miles de millones de pesos en contratos, y que terminan por subcontratar a empresas o fantasmas, o de “moral laxa” para supuestamente realizar el servicio.

En las demás entidades donde se ha presentado esto, se ha descubierto que es cierto, que no se hizo nada y que se robó el dinero, por eso me parece muy condescendiente que el delegado en Hidalgo de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL), Don Víctor Velasco, diga que no hay que decir que son desvíos de recursos hasta que se compruebe como tal, y además el decir que la dependencia a su cargo es “santa y pura” y que no tienen desvíos de ningún programa es pecar de exagerado, habrá que recordarle que fue la misma Robles como titular de la SEDESOL federal la que “limpió” casi mil millones de pesos en el Sistema de Radio y Televisión de Hidalgo.

Las cosas así están, no es peccata minuta, es cosa grave, el que Omar Fayad haya pedido la separación del cargo de los rectores de estas instituciones es lo mínimo que se puede hacer, sin embargo, de eso a que le hagan caso a pesar de ser el gobernador puede que ni lo “pelen”, recordemos el mentado principio de Autonomía que rigen a estas casas de estudio.

Veremos cómo van aclarándose estas acciones, acciones que a título personal nunca me he permitido hacer, y que sin lugar a duda me han dejado fuera en la carrera de ganar más dinero, pero como lo diría el experto en administración Ken Blanchard: “En una carrera de ratas, donde se empuja se muerde y se araña, no importa quién gane, porque al final de todos modos se seguirá siendo una rata”.

Que pase un excelente fin.

dacc_cardenas@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.