• Regístrate
Estás leyendo: ¿Preparados para el desastre?
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 19:01 Hoy

Déjame te pregunto

¿Preparados para el desastre?

David Aarón Cárdenas

Publicidad
Publicidad

Aún recuerdo esta fecha tantos años atrás, yo estaba estudiando la secundaria, vivía en la Ciudad de México y yendo camino a la escuela sucedió, al principio solo escuché por la radio que estaba temblando, el carro estaba en movimiento, fue hasta que mi padre se detuvo que sentimos aquello, y la verdad "aquello" se sintió horrible.

Al llegar a la escuela nadie de los de ahí nos imaginábamos la magnitud de lo ocurrido, fue tan solo un par de horas después que nos pidieron que nos fuéramos a casa, la consternación sobrepaso a todos.

Hoy a 30 años del terremoto de la Ciudad de México, aplaudo lo que más que un homenaje nacional, en donde la bandera a media asta nos recuerda a los que ahí murieron, representa una toma de conciencia que año con año se esclarece más y nos lleva a desarrollar y tener programas preventivos en contra de éste y cualquier otro tipo de desastres.

Fue gracias al terremoto del 85 que un año después se sentaron las bases del Sistema Nacional de Protección Civil por allá de 1986, y con ello se comenzó a replicar al resto de la República Mexicana.

En Hidalgo fue con Manuel Ángel Núñez Soto un 17 de septiembre de 2001, que se publicó La Ley de Protección Civil para nuestro Estado, la cual sigue vigente hasta la fecha.

Una Ley que al menos obliga a acatar normas mínimas en construcción y formas de operar ante alguna emergencia. Ayer el Sector Salud efectuó un simulacro en los 13 grandes hospitales que tenemos en Hidalgo, en donde personal de Protección Civil, Cruz Roja y Comités internos además de coordinar el evento asesoraron a los ahí presentes, para que comprendieran la relevancia de estar preparados para reaccionar de la mejor manera ante sucesos no previstos.

Hoy en punto de las 11:30, Pachuca se unirá al evento simbólico que tendrá lugar en el Distrito Federal, efectuará patrullajes por diversas calles y lugares de la ciudad con el fin de evaluar los tiempos de respuesta ante algún eventual desastre natural o provocado, para dar una respuesta inmediata a la población.

Como dije, el hecho de efectuar estas actividades reviste gran importancia para entender el cómo comportarnos en esos momentos, al menos se hacen y ya es ganancia. Protección Civil del Estado efectúa de manera formal dos simulacros al año, que abarcan a todo Gobierno y algunas instituciones educativas (no todas), sin embargo la realidad es que estamos muy lejos de entender el alcance de desarrollar una verdadera cultura de protección entre la ciudadanía.

Quizá lo más lógico es lo que menos se hace, en las escuelas no se educa ni enseña al alumnado a comprender esta situación y a saber reaccionar con prontitud, al menos en todas las instituciones educativas en el Estado por obligación deberían tener simulacros programados y efectuarlos en un marco que permita al estudiantado reconocer como parte de su vida cotidiana el hecho de estar preparados para el desastre.

Como ciudadanos, aún estamos dependientes de qué hacer ante hechos naturales que puedan afectar de manera drástica nuestro modo de vida, esperamos que sea el Gobierno quien nos indique la mejor manera de manejarnos, y no hablo solo de sismos, que si llegan a sentirse en Hidalgo, pero que hasta la fecha no representan una amenaza de consideración, me refiero más bien a lo que año con año sabemos que ocurre y genera perdidas millonarias, la época de lluvias es con mucho lo que más nos afecta por acá.

La Capital del Estado de plano ante cualquier precipitación pluvial más allá de lo normal, se inunda por completo en varias de sus vías principales, y ni que decir de la sierra Hidalguense donde derrumbes y desbordamientos de ríos incomunican sus vías terrestres por días completos.

No peco de exagerado por el contrario, estoy seguro que un eventual desastre ya sea natural o provocado, nos sacaría completamente de contexto y nos dejaría en el desamparo, así que la verdadera pregunta es: ¿Estaremos preparados? Quizá nuestras instituciones si, y eso habrá que validarlo en una situación real, pero nosotros definitivamente no y es menester empezar a reflexionar sobre esto, para no sufrir consecuencias irreparables en su momento.

Lo invito hoy a darse un momento para pensar donde esta usted y su familia en esto de la Cultura de la Protección, y si reconoce que es ignorante, no lo dude y acuda a asesorarse con la institución correspondiente; prevenir es lo mejor y lo más barato.

Que pase un excelente fin.

dacc_cardenas@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.