• Regístrate
Estás leyendo: ¿Intolerantes a la tolerancia?
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 07:25 Hoy

Déjame te pregunto

¿Intolerantes a la tolerancia?

David Aarón Cárdenas

Publicidad
Publicidad

El pasado miércoles como es la costumbre de esta la raza humana de celebrar y conmemorar todo lo que se le antoje (o convenga según lo quiera ver), fue el día internacional de la tolerancia, palabra que de unos cinco años para acá ha tomado una fuerza considerable dadas las condiciones sociales que vivimos en este nuestro mundo.

De acuerdo a la ONU, la tolerancia es: "El respeto, aceptación y aprecio de la diversidad de las culturas, las formas de expresión y del ser humano en general. Con base en el conocimiento, la apertura y la libertad de religión y pensamiento".

En otras palabras, es ante las diferencias con el otro, ser capaz de generar armonía para el bien vivir.

Es un tema que debe ser practicado no por gusto si no por obligatoriedad tanto por los individuos como por el Estado, empezando por los primeros, pero auspiciado totalmente por el segundo, por lo que no solo es un deber moral, o retórica sin sentido o peor aún, un simple "echarle ganas", sino una exigencia política y jurídica que asegure su implementación en la sociedad en la que vivimos.

Creo que a usted y a mí nos queda claro que es la educación el medio más eficaz para fomentar la tolerancia, enseñando desde los primeros años académicos los derechos universales que el ser humano tiene, aprendiendo a no excluir a los demás, a desarrollar las competencias de razonamiento y análisis crítico que son la puerta para el mejor entendimiento del "otro", sobre todo cuando ese "otro" hace o piensa cosas muy distintas a uno.

El Estado de Hidalgo con todos los cambios que ha sufrido, estará expuesto quizá más que nunca al cumplimiento cabal de la definición vertida en párrafos anteriores, por primera ocasión el mapa político actual de nuestro territorio local es más diverso que nunca, y las diferentes corrientes y liderazgos de apoco cuando las cosas comiencen a caminar, deberán aprender a dialogar, ya que será a través del diálogo la manera más que necesaria para mejorar y progresar, porque es precisamente en las diferencias que tengamos y la capacidad que desarrollemos para entenderlas, donde radicará el éxito del logro de acuerdos.

Apenas estamos empezando y usted estará de acuerdo conmigo que este sexenio empezó "distinto", a un ritmo más acelerado, en donde cambios que antes tardaban en reflejarse, hoy parece que se "precipitan" para darse; PAN, PRD, PRI, partido VERDE, MORENA y varios más, junto con las más diversas organizaciones sociales que tienen presencia y fuerza en nuestro Estado, hoy tienen más voz y voto que en décadas anteriores y el ejercicio de la cordialidad y la escucha serán los platillos principales para el avance de la democracia, de no hacerlo, además de mostrar su intolerancia a la tolerancia, estarán condenándonos a seguir viviendo en la misma simulación de siempre.

Quiero aclarar algo que es importante, la tolerancia no significa tolerar la injusticia o renunciar a las convicciones personales, significa más bien, que toda persona es libre de vivir precisamente esas convicciones y aceptar que los demás tienen las suyas, por lo que uno no busca imponer sus opiniones a los demás.

Pero eso sí, y paradójicamente, deberemos reclamar el derecho a no tolerar a los intolerantes (lo que algunos llaman la "paradoja de la tolerancia") es obligatoriedad exigir que todo movimiento (organización o partido político) que practique la intolerancia, quede al margen de la ley y de derechos no ganados, ya que una cosa es mostrarse tolerante con las distintas ideas de los demás y respetar las reglas del juego en donde todos juegan, y otra muy diferente es ser tolerante con aquellos que deliberadamente hacen trampa, o con los que están convencidos de que es normal romper las reglas para hacer trampa, ahí tiene usted el juego de la transparencia y de la equidad en la impartición de justicia, donde las reglas para jugar son claras, pero de siempre se rompen para solo beneficiar a unos cuantos, dando paso a la corrupción y a la impunidad, deporte favorito de algunos de nuestros funcionarios.

Así que, con esta nueva cara que el gobierno Estatal nos quiere dar, parece que el lema de tolerancia cero hacia lo que no debe de hacerse va en serio; eso sí, no vaya a ser que Don Omar y su gobierno resulten ser los más intolerantes de todos, y es que las malas lenguas dicen que para nuestro gobernador las cosas se hacen como él dice o de plano no se hacen, no se anda con medias tintas, lo cual en la práctica no es nada bueno.

Por lo pronto le pido a usted lector mío, considere si es que no la práctica, comenzar a hacerlo, si en sus diferencias es capaz de tolerar al otro, estará más cerca de la aceptación y eso a la larga lo mantendrá con una agradable sanidad mental y libre de prejuicios, recuerde que el "otro" es el "otro" y usted, no puede cambiarlo.

Que pase un excelente fin.

dacc_cardenas@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.