• Regístrate
Estás leyendo: ¿En el día del empresario, homenajes sin sentido?
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 02:58 Hoy

Déjame te pregunto

¿En el día del empresario, homenajes sin sentido?

David Aarón Cárdenas

Publicidad
Publicidad

En varias de mis columnas anteriores he hecho referencia a la gran cantidad de días “festivos” y llenos de celebraciones que tenemos, algunos internacionales y otros más locales, pero al final de cuentas en lo personal excesivos.

El jueves en muchas partes del mundo se celebró el día internacional del empresario, un día para reconocer a aquellos que tuvieron la iniciativa de emprender un negocio, en lo particular aprovecho para felicitar a varios empresarios y emprendedores que conozco y que han hecho de este Estado un mejor lugar para vivir; gracias a que confiaron en sí mismos y se aventuraron a entrar al mundo de los negocios.

Ser empresario significa en realidad muchas cosas, no cualquiera reúne los requisitos, pues implica tomar acciones humanas creativas para construir algo de valor a partir de solo una idea, es la búsqueda constante de una oportunidad para hacer “cuajar” un negocio, independientemente de los recursos disponibles o de la carencia de estos, y por ello requiere de visión y pasión desmedidas y un compromiso para guiar a sus colaboradores (trabajadores) al logro de lo que él o ella quieren.

Como dije muchos son los invitados pero al final pocos los elegidos para moverse en estos derroteros de la generación de ingresos y de empleos. Existen varios puntos de vista sobre el quehacer de los empresarios, unos los ven como gente preocupada por el desarrollo de la comunidad en donde participan, sin embargo otros que son mayoría, los catalogan como personas frías, calculadoras y que solo les interesa ganar dinero por encima de todo. En lo particular conozco a muchos que caen en las dos definiciones anteriores, a final de cuentas tienen un negocio y generan utilidad.

No hay un manual que explique cómo llegar a ser el mejor empresario del mundo, la realidad siempre superará a la teoría, cada persona que empieza un negocio y le funciona es distinta a otra que hace lo mismo, y no porque un empresario adopte las mismas técnicas y aptitudes que otro implica que vaya a obtener el mismo resultado, cada cabeza es un mundo. Y si no me cree pregunte a cualquier que se haya aventurado a iniciar una empresa y que le cuente todas las vicisitudes que ha tenido que vivir.

Venga pues un reconocimiento sincero a este tipo de gente.

Sin embargo por acá en Hidalgo las cosas parecen en ocasiones un cuento mágico, hay buenos empresarios eso que ni que, sin embargo y esta es una opinión muy personal después de vivir más de 20 años en esta tierra, pocos son los dueños de negocio que en realidad hacen familia empresaria y buscan el bienestar social, todas las empresas quieren obtener una mínima rentabilidad y quizás una de las causas por las que no vemos un crecimiento empresarial en este Estado, es que las empresas no han trabajado exclusivamente para crecer sino para competir unas con otras, ya no solo para arrebatarse cuota de mercado o ser más efectivas que su competencia, sino también para obtener el mayor beneficio económico a costa de lo que sea.

De esta forma, mucho de lo que he visto por acá, es a un puñado de empresarios que se están ahogando en un mar lleno de codicia donde lo más importante es ser el más rico y crecer sin límites, en lugar de apoyarse mutuamente para que codo a codo sean mucho más fuertes.

Es triste ver como las cámaras empresariales en lugar de sumarse a esfuerzos colectivos, buscan mostrarse como las mejores unas sobre otras, se quejan ante el gobierno por falta de apoyos y la llegada de trasnacionales y foráneas, pero entre ellas muchas veces son incapaces de lograr acuerdos y cada una coloquialmente esta solo “llevando agua para su molino”.

Pachuca no es una ciudad empresarial, eso todo mundo lo sabe, el comercio en pequeño es el que domina el panorama, grandes empresas locales aquí no hay, salvo como dije, las foráneas.

Por lo anterior para mi resulta un esfuerzo vano y sin sentido que el Consejo Coordinador Empresarial de Hidalgo, con bomba y platillo, pues hasta Don Eleazar García Edil de Pachuca estuvo presente, anunciara la colocación de la primer piedra de lo que vendrá siendo el “Monumento al Empresario” (así como lo lee), para: “Honrar a la gran familia empresaria de Hidalgo” (esto en palabras de ellos, no mías por supuesto), quizá yo como simple mortal este viendo otra cosa, pero familia empresaria como tal no existe, hay pequeños grupos por aquí y por allá diseminados y con muy poco en común.

El que esta gente diga que dicho monumento es para honrarlos y para inspirar a las futuras generaciones a que sigan sus pasos, no deja de ser más bien una fiesta al ego de muchos de ellos, no somos Monterrey, no somos Querétaro o Puebla para jactarnos de ser grandes generadores de negocios y le aseguro que esas ciudades no andan haciendo este tipo de eventos, por cierto, yo solo pregunto: ¿El Municipio o el Estado pondrán dinero para esta construcción? Porque de ser así yo sería el primero en levantar la mano y exigir que mis impuestos se usen para algo de mucho mayor provecho.

En fin, que pase un excelente fin.

dacc_cardenas@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.