• Regístrate
Estás leyendo: ¿Emprender y “morir” en el intento?
Comparte esta noticia

Déjame te pregunto

¿Emprender y “morir” en el intento?

David Aarón Cárdenas

Publicidad
Publicidad

Esta semana en el Consejo Coordinador Empresarial de Hidalgo, se hizo la presentación oficial de la semana nacional del emprendedor 2017, este es un evento que busca entre otras cosas, mostrar a todos los participantes las enormes bondades de aventurarse al mundo del emprendimiento, esto es, iniciar un negocio y dejar de ser un empleado para convertirse en un empresario.

Esta será la séptima edición y durante toda una semana buscará congregar a emprendedores de todo el país, allá en la Ciudad de México; el tema reviste importancia ya que Hidalgo por tradición, ha asistido con una comitiva muy grande, siempre ubicándose entre los primeros cuatro lugares de asistencia en número de participantes, al parecer este año no será la excepción, ya que en el evento estuvo presente la mismísima Rocío Abud directora de los programas de MIPYMES a nivel nacional, y Grissell Ubilla delegada de la Secretaría de Economía del Estado invitando a que “hartos” vayamos por allá.

Le comento que esto no es exclusivo de emprendedores, sino también de empresarios, inversionistas, y público en general que quieran saber, conocer y entender más del tema, así como buscar soluciones, herramientas, asesorías o el anhelado financiamiento, que les apoye para poner en marcha esa idea tan celosamente guardada de ese negocio que tienen en mente, o bien, hacer crecer al que ya tienen.

Lo anterior junto con el anuncio de Omar Fayad de su programa denominado: ¨Pon tu negocio¨ (no pon tu changarro por favor no lo mal interprete), viene a seguir elaborando sobre el mismo tema de este sexenio federal, iniciar un negocio y hacer productivo con ello al país.

Emprender hoy más que nunca es cosa fácil, es querer por un lado y por otro, tener el temple de no “rajarse” frente a las tempestades que se le presentan a todo aquel que decide dejar la quincena segura, por eso, en el evento del CCEH me congratuló escuchar la crudeza de nuestro Secretario de Desarrollo Económico, José Luis Romo, al mencionar que de cada 10 negocios al cabo de un año o un poco más, 7.5 habrán desaparecido, lo que provocó que casi se le salieran los ojos a Rocío Abud, ya que minutos antes justo había dicho que lo importante era llevarse conocimiento de estos eventos nacionales, más que preocuparse por si se abría una nueva empresa o no, para un servidor fue el momento cómico de la mañana.

Es cierto y es duro, de nada sirve invertir millones y millones de pesos (porque esas son las cantidades créame) en acercar conocimiento, tecnología y facilidades administrativas, si a final de cuentas aquel que decidió emprender al poco tiempo avienta la toalla y culpa precisamente al que le prestó dinero (gobierno), de que por él y su burocracia excesiva tuvo que cerrar.

Cuando de fondo también está el que muchos de estos llamados “emprendedores” lo quieren todo peladito y en la boca, por eso piensan que es solo abrir su negocio y ya, todo lo demás mágicamente vendrá, no es por ahí la cosa, deben tener un sólido plan de negocios, una excelente estrategia de ventas y, sobre todo, saber al menos lo básico de esquemas de rentabilidad.

Sin lo anterior créame que arrancar una empresa así, es la crónica de una muerte anunciada.

El que emprende puede tener excelentes ideas para formar un negocio, puede poseer muchas cualidades de gran empresario, empero, casi todos al principio suelen enfrentarse a miedos y dudas que podrían convertirse en sus peores obstáculos en el camino, la valentía y la disposición a correr ciertos riesgos debe ser fundamental, en especial para enfrentar los primeros pasos y atreverse a convertir su idea en algo rentable y de largo plazo.

En el caso de nuestro Estado, el crecimiento poblacional es el que de a poco ha provocado desarrollo, el incremento del número de habitantes ha potencializado que la gente decida emprender algo, hablo por supuesto del pequeño y mediano empresario, la inversión a gran escala es cosa de otro tema.

Como resultado, esta gente genera empleo y riqueza, dos factores clave para contribuir al desarrollo estatal.

Así que la columna de hoy no es para criticar la postura de un Gobierno (cosa común en muchas personas), porque el esfuerzo está siendo hecho de su parte, aunque cierto es que se gastan recursos gubernamentales en apoyar a los que emprenden, y todavía no sabemos a ciencia cierta cuan efectivos son sus programas, sino más bien para decirles a aquellos que arrancan sus sueños, que el factor más crítico es un obstáculo mental, un miedo que lamentablemente espanta a muchos, provocando que los que intentan se queden en eso, solo el intento o peor aún, dejando a muchos viviendo con un deseo, que nunca llega a materializarse.

Así que, si tiene tiempo, dese una vuelta al Centro Banamex de la Ciudad de México y ver lo que hay para crecer, total, es gratis y mucho le podrá ayudar.

Que pase un excelente fin.

dacc_cardenas@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.