• Regístrate
Estás leyendo: Todos quieren ser un meme
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 18:53 Hoy

Sin edición

Todos quieren ser un meme

Daniela Mendoza Luna

Publicidad
Publicidad

Un político de 48 años que se autodenomina con el hashtag #ChavitoBien, un líder de bancada que se proyecta a sí mismo como una marioneta para publicitar su segundo informe de actividades y un meme al día del gobernador del estado con una caguama y una bolsa de chicharrones.

Hace tres años estos memes y gifs hubieran sido considerados “guerra sucia” en el carrera electoral, ahora los mismos políticos gastan pequeñas fortunas en gabinetes de comunicación que utilizan estas herramientas para promoverlos.

Y es que mientras para la mayoría de la población los memes sirven únicamente para burlar, criticar y perjudicar la imagen o las campañas de los políticos, estos podrían tener un efecto contrario al deseado; podrían estar ayudando a colocarlos en el “gusto” del público, como cualquier producto o las canciones de moda.

El término “meme” no es nuevo, fue utilizado por primera vez por Richard Dawkins quien, en Theselfish gene (1976), utiliza meme en contraposición al gen biológico para referirse a unidades mínimas de información cultural transferidas entre individuos y/o generaciones.

Su alcance es monumental, según Rushkoff, en su libro Programor be Programmed. Ten commandsfor a digital age, los memes “se replican si son útiles y de gran alcance o se extinguen si no lo son. Del mismo modo que una especie puede hacerse más fuerte a través de la selección natural de los genes, una sociedad se hace más fuerte a través de la selección natural de los memes”.

Si antes se criticaba duramente la publicidad política y los spots, porque dejaban de lado las propuestas para enaltecer la imagen del candidato, ahora se ha reducido aún más cualquier intento de comunicar ideas, proyectos o soluciones para los grandes problemas de la ciudad, el estado y el país.

En esta guerra de likes, parece que hacer el ridículo es más redituable, además es prácticamente gratis, ya no se necesitan ideas o propuestas, cualquiera se somete a la burla con tal de volver al palacio de Cristal o conseguir un escaño en el Senado. Esa es nuestra clase política.

Twitter: @dameluna

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.