• Regístrate
Estás leyendo: Torreón-Gómez-Lerdo al desnudo
Comparte esta noticia
Jueves , 19.07.2018 / 01:27 Hoy

Agora

Torreón-Gómez-Lerdo al desnudo

Cuauhtémoc Carmona Álvarez

Publicidad
Publicidad

Gobierno abierto-políticos desnudos, fue una frase que identifiqué en el Congreso Internacional del Centro Latinoamericano de administración y desarrollo (CLAD), con el tema: “La Reforma del Estado y de la Administración Pública” hace unos días en Madrid.

Tratándose entonces de asuntos públicos, la ciudadanía debe exigir que toda la política debe ser abierta y al desnudo, así entonces las conductas de quienes nos gobiernan deben estar siempre al descubierto, es decir al desnudo, sin que haya ningún impedimento u obstrucción para conocer como nos gobiernan en tiempos de conflicto y crisis en América Latina incluyendo: Torreón-Gómez-Lerdo.

La idea de que la ciudadanía puede seguir de dormilona es una idea que afortunadamente se va desmoronando y continuar “ad infinitum” de que los políticos hagan y deshagan como se les pegue la gana, los viste de impresentables con singular estrabismo.

Los ciudadanos entonces estamos hartos de que nos quieran seguir engañando con las mismas historias de siempre, hartos de los estereotipos donde la clase política ha quedado rebasada por una ciudadanía que espera que los servicios públicos sean de escala, que reflejen calidad, eficiencia y buena gobernanza.

Las ciudades ya no pueden estar destinadas a administrar la basura y vigilar que en tiempos de lluvia el drenaje no colapse y a entregar cobijas en tiempos de frio. Hoy en día las grandes metrópolis requieren una evaluación profunda de hacia dónde va la política de largo aliento. Temas elementales como la basura, el alumbrado o la seguridad deben de estar más que superados en tiempos de gobierno electrónico.

Enfrentar la pobreza, el desempleo, las adicciones, fomentar el deporte, construir ciudadanía demandante y vinculada al gobierno es un tema que debe preocuparnos.

En nuestra experiencia cercana, la Comarca Lagunera debe construir energías comunitarias para dar el paso a la autogestión social.

Recriminar y exigir debe ser un papel preponderante en la era del “demos metropolitano” por parte de la ciudadanía, donde el espacio público sea el mejor lugar para vivir y convivir dentro de un territorio (ciudad), que ofrezca un gobierno donde los políticos puedan expresar que la ciudadanía exige demasiado y, en síntesis que nos muestren su belleza para gobernar o, sus miserias.


@cuauhtecarmona

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.