• Regístrate
Estás leyendo: Que le vaya bien a México…
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 23:18 Hoy

Agora

Que le vaya bien a México…

Cuauhtémoc Carmona Álvarez

Publicidad
Publicidad

Hago votos porque le vaya bien a México y, si le va bien a México nos va bien a todos. 

Esta reflexión un tanto trillada me sirva de corolario para que las cosas cambien en un México convulsionado por la inseguridad, con una pobreza galopante y una corrupción desbordada. 

Nadie puede sostener que al país le pasaron cosas buenas en estos tres temas. 

Hay quienes con “guasa” en 5 días desean ver los cambios, pero se les olvida que las instituciones públicas sufrieron mucho daño como para generar vítores con serpentina lingüística a favor de la 4T. En este momento todo es adjetivo. 

 
Sin embargo, lo sustantivo es por tanto lo sustancial de las cosas. En política lo intrínseco a las instituciones es su engranaje, sus funcionarios.

 En estos días quienes son gobierno están en el proceso de la recepción donde muchos funcionarios se quejan del desplazamiento del “funcionariato” sin embargo: ¿cómo hablar de una transformación y de un movimiento con los mismos? A muchos funcionarios se les olvida que los puestos son prestados, pero esa, esa es otra historia… 


Y como las instituciones no son simples arenas neutrales donde convergen las presiones de los distintos actores, ni que las políticas públicas dependen exclusivamente de la interacción política entre intereses e ideologías, el cambio se antoja muy gradual partiendo que hay que cambiar modelos, inercias y sobre todo las formas de gobernar. 

Un país con ciudadanos en pobreza y extrema pobreza (donde el neoliberalismo acrecentó las brechas y la desigualdad social), exige grandes retos. 

 El mensaje de AMLO en su toma de posesión al referirse a las clases más desprotegidas, “primero los pobres”, es un reclamo que hace suyo, pues como bien lo dijo: “no tengo derecho a fallarles”, sobre todo a más de 60 millones de mexicanos, aunque no todos hayan votado por él. Y es que hay mucha mugre en el país aparte de la pobreza. 

 
Por eso, el tema de la austeridad y restricciones presupuestales entre otras medidas para que los funcionarios públicos vivan en su justa medianía (haciendo alusión a Juárez), cobra un juego importante para restringir las excentricidades y lujos fatuos de quienes al amparo del poder, gozan del presupuesto con toques narcisistas y egocéntricos. 

La cuarta transformación llegó, hago votos porque le vaya bien a México, que le vaya bonito pues…

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.