• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 11:30 Hoy

Agora

Por sus obras los conoceréis…

Cuauhtémoc Carmona Álvarez

Publicidad
Publicidad

Decía Carlos Fuentes que las virtudes no se proclaman, se demuestran y en ese sentido la evidencia es la prueba más exquisita para distinguir a los demagogos, de un político serio y comprometido. Sin duda el discurso, los gestos y el simbolismo que mostró el Gobernador Jaime Rodriguez Calderón alias “el bronco” en su toma de posesión hace unos días, llama la atención de sobremanera.

Al menos a mí me inspiró para escribir mi primera novela: “Gobernadores que se creyeron Reyes”; pero esa, esa es otra historia.

Sin duda el bronco ha entendido que hacer política en el centro o en el sur del País es muy distinto que en el norte.

Estuve a punto de quemar en estos días mis apuntes sobre imagen política que tomé en el colegio de consultores en imagen pública con Victor Gordoa o, en el ITAM con Gisela Rubach; La academia hace algunos años no tenía referencia cercana de candidatos independientes o candidatos como el Bronco. Discursos estructurados, entrenamiento en medios, trajes de lana súper 150, etc.

Pero volviendo al tema del Bronco, mucho se ha discutido si en verdad es independiente. Habría que preguntarnos: ¿independiente de quién?, si militó más de 30 años en el Revolucionario Institucional y tenía una trayectoria políticamente respetable. Los políticos no se construyen de la nada.

El tema de qué tan independiente fue el bronco ha sido un tema por demás abordado. No obstante, muchos seguimos esperando un análisis serio de actuarios, matemáticos, politólogos y expertos que diseccionen el comportamiento electoral en Nuevo León o al menos, logren explicar el fracaso de las “encuestadoras” serías.

Ningunaremotamente se acercó al resultado. Diferencias entre 10 y 25 puntos de diferencia.

Se tejen tantas historias en torno al triunfo del Bronco, que muchos se adjudican su triunfo incluyendo el ácido que abona a la política mexicana: la traición, pero cualquier argumento sin evidencia será inútil, amén de considerar la participación electoral del ciudadano que llegó casi a un 60 por ciento y la subestimación de los jóvenes en el proceso electoral en palabras de Francisco Abundis como causal.

Así entonces, se escribirá mucho de una candidatura “independiente” ganadora para los próximos comicios. Un político, es una construcción empírica que se da a través de los años, y es necesaria en aquellos que aspiran a cargos que exigen trayectoria y experiencia.

Los candidatos “independientes” no serán la panacea para sustituir a los hombres y mujeres de partido con el argumento de que son malos per se ante las crisis de éstos. Los políticos como los árboles, tienen raíces y éstos sostienen a sus frutos. Ahora le toca al Bronco, menos verborrea por demostración, que la palabra anteceda al verbo, como lo señala el principio bíblico: Por sus obras los conoceréis.



ckarmona@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.